Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (93)
Azotes (23)
Confesiones (55)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (158)
Flechazos (32)
Gays (302)
Heterosexual (920)
Incestos (384)
Infidelidad (302)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (192)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (177)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Heterosexual
Valor de este relato: 3.69
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Follandome a mi Suegra
Hola
queridos lectores de Marqueze.net la historia que les narro a continuación
me ocurrió hace tan solo un par de meses. Me
llamo Toño, soy casado y tengo un pequeño de 3 años,
todos los años viajamos a visitar a mis padres en el mes de
febrero y a aprovechar unos días de vacaciones en la playa,
esta vez viajamos mis suegros, mi hijo y yo, ya que mi esposa nos
alcanzaría dos días después. El viaje en bus
dura cerca de 10 horas en las cuales íbamos sentados mi suegra
y yo y en otro asiento mi suegro, esto para poder turnarnos en llevar
al pequeño Joaquín, pero al cabo de unas horas y viendo
que el asiento contiguo al de mi suegro estaba desocupado decidimos
poner allí al pequeño. Felizmente viajo muy cómodo
y no molesto el resto del viaje, lo cual permitió que tanto
mis suegros como yo pudiésemos dormir. Horas después
de viaje, siendo ya casi las 12 p.m., desperté sofocado por
la calefacción del bus y también por la cercanía
de mi suegra que al estar profundamente dormida recostaba su cabeza
sobre mi hombro, nunca había sentido a mi suegra tan cerca
de mí mucho menos dormida tan plácidamente, Isabel como
se llama mi suegra es una mujer de 55 años de contextura delgada
pero muy bien formada en sus años de juventud gracias a los
deportes que siempre practicaba, en fin estando ella recostada sobre
mi hombro comenze a sentir sensaciones encontradas, y una gran curiosidad
por saber que sentiría al tocarla, así que empece sujetando
y acariciando sus manos que reposaban sobre su regazo, una a una las
puse a un lado permitiéndome ver su pecho, con mi mano derecha
y siempre vigilando que mi suegro continuara durmiendo pude desabotonar
el primer botón de su blusa el cual me permitió poder
ver parte de su blanca piel, mi excitación iba en aumento y
mis ganas de poder ver sus senos me dieron el valor para continuar
con mi labor, uno a uno fui desabotonado aquellos pequeños
botones que me separaban de aquella mujer profundamente dormida, grande
fue mi sorpresa al notar que no llevaba sostén, luego de unos
minutos tenia ante mi un hermoso seno bordeado por una aureola color
café y un pequeño pezón mas obscuro que la aureola,
si bien era algo pequeño pude sentir que era lo suficientemente
duro para una mujer de su edad, muy suavemente con la punta de mis
dedos empece a tocar aquel pezón que al solo tacto se puso
muy rígido, dentro de mi sentía una indescriptible combinación
de sensaciones, excitación, curiosidad, miedo, por un momento
me asaltaron las ganas de tener aquel seno dentro de mi boca para
poder besarlo y lamerlo, pero dada la situación y en vista
de la llegada a la primera parada del bus no tube mas remedio que
volver a colocar esos botones en su lugar, confiando en que al continuar
el viaje pudiese volver a disfrutar de aquella mujer, ingrata fue
mi sorpresa que al retomar el viaje tuvimos que cambiar de lugares
por que Joaquín había despertado. Se imaginaran claro
que no pude volver a conciliar el sueño durante el resto del
viaje. Cuando
por fin llegamos a nuestro primer destino, donde deberíamos
espera la llegada de mi esposa, unos familiares gratamente nos ofrecieron
hospedaje, era una sola habitación algo pequeña con
3 camas, las cuales destinamos una para mi hijo otra algo mas amplia
para mis suegros y la otra para mi. Aquella noche luego de cenar y
tomar algunos tragos con la familia nos dispusimos a dormir, mi suegro
por el cansancio así como Joaquín cayeron rendidos y
durmieron plácidamente, en cambio yo no podía dejar
de pensar lo sucedido en el viaje, así entre la obscuridad
de la habitación imaginaba a mi suegra acostada a tan solo
un metro de distancia y trataba de oír su respiración,
en eso ella murmuro algo que no pude entender, alzando un poco mas
la voz empezamos un dialogo:

Toño?. duermes?
No dije yo
Sabes? . Quiero preguntarte algo
Yo
permanecí callado esperando cual sería aquella pregunta
y ella continuo

Anoche en el bus tuve un sueño muy curioso hizo
una pausa pero cuando intentaba despertar creí ver
que retirabas tus manos de mi blusa y.
ella hizo una pausa nuevamente y yo quería que mi cama me
tragara y la verdad es que quisiera preguntarte si paso algo
en el viaje.
Presa
de la vergüenza empece a balbucear algún tipo de excusa,
de pronto sentí que una mano buscaba bajo mis sabanas y pude
sentir a mi suegra que acariciaba mi rostro diciéndome

Me alegra que no haya sido un sueño
Se
levanto de la cama y vino hacia la mía, tomando mi rostro entre
sus manos pude sentir su aliento junto al mío y busque esa
boca que tanto había esperado, nos besamos apasionadamente
y nuestras lenguas jugaron y se mezclaron entre ellas. Entre besos
y caricias nos despojamos de nuestra ropa, solo se oía los
ronquidos de mi suegro y la respiración de mi pequeño
hijo, ella me besaba con desesperación y poco a poco fue bajando
hasta besando todo mi cuerpo, mordía y lamía cada parte
de mi ser, hasta que se detuvo cuando estaba frente a mi pene, lo
tomo con ambas manos y empezó a lamerlo, con una habilidad
tal que sentía que llegaba en ese mismo momento. Con su hábil
lengua recorrió cada centímetro de mi pene, mis testículos
y hasta mi ano fue gratamente favorecido. Luego con una ágil
maniobra pude colocarme sobre ella que aun deseaba mantener mi herramienta
en su boca, así pudimos quedar en un perfecto 69, pude sentir
su olor y sus vellos que no eran abundantes, mi lengua no espero una
invitación y empece a recorrer aquella concha tan apetecible.,
tan grande fue nuestra excitación que terminamos así,
yo en su boca y ella dándome todos sus líquidos los
cuales absorbí con enorme placer. Un rato después estabamos
nuevamente recostados el uno frente al otro, sin decir palabra alguna
continuamos con los besos y las caricias, las cuales hicieron despertar
nuevamente el deseo en mi, pero al sentir que mi suegro despertaba
presa de un ataque de tos, Isabel rápidamente se acostó
en la cama de mi hijo, respondiendo a la pregunta de mi suegro que
donde había ido.
A
la mañana siguiente, al despertar tenia la sensación
de haber tenido un sueño, en ese momento entro mi suegra a
la habitación, se acerco a mi y con un beso en los labios me
dijo

Buenos días dormilón y se fue de la habitación
con una sonrisa de complicidad, la cual me dio la certeza de que lo
vivido la noche anterior no había sido un sueño.
La
mañana transcurría muy tranquila, de rato en rato conversaba
con Isabel sobre las cosas que deberíamos comprar para llevar
a la playa y ella no desaprovechaba la menor situación para
hacerme una caricia o sonreírme coquetamente, buscábamos
cualquier pretexto para estar a solas y poder continuar con nuestras
caricias, pero con mi hija correteando por todos lados, mi suegro
y el resto de la familia, eran pocos aquellos momentos que podíamos
disfrutarnos el uno del otro.
Al
medio dia y con la intención de comprar algo al pequeño
Joaquín y de llamar a mi esposa para preguntar por su llegada,
salí de la casa en busca de un teléfono. Al terminar
de hablar con mi esposa y al darme vuelta me encontré con Isabel
que parada frente, pregunto:

Como esta Ivette? cuando llega?.

No le dieron permiso en su trabajo respondí y al
parecer no vendrá.

Entonces, tenemos 15 días para terminar lo que empezamos anoche
me dijo sonriendo
La
tome de la cintura y la bese apasionadamente, ella buscaba mi pene
con sus manos y respondió a mis caricias.
Al
volver a casa, las miradas de complicidad y adivinando lo que nos
esperaba en la playa hicieron del resto de la mañana muy placentera
.

Autor:
Espejismo
soy_un_espejismo@hotmail.com




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.