Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (53)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (157)
Flechazos (32)
Gays (301)
Heterosexual (919)
Incestos (383)
Infidelidad (301)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (191)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Heterosexual
Valor de este relato: 0.00
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Caliente Bulto en mi Pantalon
Respiré
hondo, permanecí unos momentos de pie esperando que mi mente
me llevara a otros lugares menos excitantes que los rincones de tu
cuerpo, tan deseados. Con este empeño en relajarme cogí
el coche y me fui hasta casa. No había nadie, pensé
que lo mejor era meterme bajo la ducha y procurar olvidarme de ti,
de tu jefe, de la charla de esa tarde.
Subí a mi habitación y me quité la ropa. En los
calzoncillos quedaba una pequeña marca testigo de mi excitación,
de ese indisimulable fluido lubricante previo a lo no realizado. Guardé
la ropa usada disimulada entre la que espera para el lavado diario
y me fui desnudo al baño.
Abrí el grifo de la ducha y me metí bajo la catarata
de agua templada, levantando mi rostro hacia la fuente de relajación
y dejando que las gotas golpearan con fuerza en mi cara y resbalaran
a gran velocidad por todo mi cuerpo.
Ya no estaba empalmado pero si aún excitado. Sacudí
la cabeza como diciéndome a mi mismo, venga chaval, despierta,
piensa en otra cosa. Vertí un poco de champú en mi mano
y me enjaboné el pelo, un delta de agua de color blanco descendía
por mi pecho, hacia una pausa en mi pubis y alcanzaba el piso de la
bañera descendiendo por mis piernas. Tomé el jabón
líquido, espeso, cremoso y puse un poco en mi mano. La pasé
por mi pecho, los pezones estaban contraídos, duros y no pude
evitar detenerme un instante en ellos imaginando que la suavidad del
gel no era nada comparada a la de tus labios, al roce de tu lengua
trazando círculos a su alrededor. Con los ojos cerrados te
vÍ, desnuda, frente a mí, con las gotas de agua resbalando
por tu pelo, con las mismas gotas que mojaban el mío.
Abrí los ojos y volví a tomar jabón. Bajé
hasta el pubis, enjaboné con suavidad el vello sin poder evitar
deslizar mi mano por el pene. Lo notaba tan suave. Lo rodeé
con mi mano, extendiendo el jabón por toda su superficie, bajé
suavemente la piel dejando aparecer el glande rosado, que empezaba
a dar signos de evidente excitación. Pasé la palma de
la mano por la punta y volvió a producirse el milagro. Mi mano
no era tal, se había convertido en tu lengua que rozaba suavemente
milímetro a milímetro el extremo más sensible
de mi cuerpo. Tomé el pene con la mano derecha, con los dedos
orientados hacia mi y el glande presionando sobre la palma, subí
y bajé varias veces, la forma que adoptaba la mano era como
si tu boca lo abarcara, mis dedos, tus labios. La otra mano descendió
hasta los testículos, acariciándolos, cogiendo primero
uno y luego el otro, bajando hasta esa zona que tanto me excita, donde
acaban los testículos, sin apenas vello, hasta donde empieza
la entrada del ano. Con un dedo rocé aquella entrada, deslizándolo
de nuevo hasta la bolsa.
Ahora ya estaba empalmado, mi pene desafiante se erguía hacia
tu supuesta boca. Cambié de posición la mano derecha
y lo tomé por la base, firmemente, presionándolo, haciendo
que se moviera hacia arriba y hacia abajo, como imaginé haciéndolo
contra tus tetas, rozando con la punta tus pezones también
erguidos. Lo levanté hacia las gotas de agua que golpeaban
el glande con fuerza. Tu boca había hecho un trabajo excelente.
Ahí estaba yo dispuesto a penetrarte, a darte placer, a proporcionármelo
a mi mismo.
Mi mente trabajaba a ritmo acelerado, casi podía tocarte, casi
podía verte, de espaldas a mi, mi mano izquierda agarrando
tu pecho. Me vino a la cabeza aquella historia que habíamos
inventado en el chat, asi que mientras bajaba y subía mi mano
a lo largo del pene, ocultando y haciendo aparecer el glande seguí
imaginándote. Hice que te inclinaras hacia delante, tú
te agarrabas a los grifos y jadeabas conmigo, yo buscaba tu clítoris
con mi pene, usándolo como el consolador mejor creado, más
igual al original.
El jabón era un excelente lubricante, después sé
que me arrepentiría de haberlo utilizado como tal porque siempre
deja un escozor en la punta que molesta durante varios minutos, pero
proporciona una suavidad que la mano no alcanza. Y seguí subiendo
y bajando mi mano a lo largo de mi polla y mis testículos eran
a veces tus tetas, a veces tu vagina.
Esta vez no iba a penetrarte como las otras veces, esta vez buscaba
algo más, algo nuevo. Solté de repente el pene, cerré
el puño y ofrecí la mano casi cerrada al glande, ya
rojo de deseo y presioné con él sobre el pequeño
hueco que deja el dedo meñique contra la palma de la mano.
Jugué a no dejarlo entrar, a tener que empujar con fuerza para
que se abriera paso por entre los dedos, jugué a penetrarte
por detrás, a que mi mano era tu culo, a descubrir una nueva
sensación para los dos. Por fin conseguí, me permití
penetrar, apretaba con fuerza mi polla, sin dejarla asomar por el
otro extremo de la mano, pero movía las caderas con fuerza,
la mano quieta, firme, te estaba follando por detrás, veía
tu cara, parcialmente girada hacia mi, pidiéndome que fuera
suave, pero que no parara de follarte y asi lo hice.
Notaba que iba a explotar ya, asi que volví a cambiar la posición
de mi mano, como si ahora hubiera entrado de pronto en tu coño,
subí y bajé con violencia, ahora sí, ahora movía
a la vez la mano y las caderas, hasta que estallé. Una contracción
fuerte, la primera, lanzó la primera bocanada de semen lejos
de mi, la segunda, menos violenta, produjo otro borbotón de
fluido blanco que calló a mis pies. Las siguientes, apenas
lo dejaban resbalar por mi mano. No podía parar de subir y
bajar desde la base hasta el glande y viceversa.
Me apoyé con la mano contra la pared, sin soltar aún
mi pene. Deseaba que estuvieras allí y que con tu lengua rozases
la punta de mi pene, ahora tan sensible y agradecida a cualquier roce,
que me hace dar respingos, mezcla de placer y descarga eléctrica.
Como me temía llegó el escozor producido por el jabón,
irritando la piel tan delicada. Con cuidado limpié las huellas
del placer, tanto de mí como de la bañera, arrastrándolas
con agua, agua que se llevaba tu imagen con ella y mi deseo también.
Apagué la ducha y salí. Allí frente al espejo,
mientras me secaba, observé a aquel que a su vez me miraba
a mí desde el otro lado. Aparté la toalla y miré
mi desnudez. No estás tan mal, chaval, me dije.
Autor: Lucck
lucck@mixmail.com




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.