Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (53)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (157)
Flechazos (32)
Gays (301)
Heterosexual (919)
Incestos (383)
Infidelidad (301)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (191)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Heterosexual
Valor de este relato: 1.00
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Muy Preparadas
Las conocí en un bar de una de las zonas más marchosas de mi ciudad, Valladolid. Yo llevaba una tajada bastante grande, ya que había estado privando durante toda la noche, y al final, me había despedido de mis colegas y me había liado la manta a la cabeza, decidido a follarme a una nena esa noche, o bien, a morir alcoholizado.Pues, como digo, estaba en un Disco Pub conocido como el Trastero, un lugar de música heavy metal que se suele poner bastante bien de chicas jóvenes y también, porque no decirlo, muy liberales.Antes de describirlas a ellas, os diré que yo soy un joven vallisoletano de 31 años, moreno, algo pasado de peso, y dotado de un perfecto pene de 19 cm.(+ )Andaba yo por la sexta copa de brugal con cola, cuando me veo entrar en aquel local, a dos chicas de unos 19 años, muy risueñas y que por sus sonrisas, que revelaban unas bocas especialmente preparadas para comer rabos, aparentaban estar casi casi, tan tajadas como yo.Una era rubia, de ojos tremendamente azules y que llevaba una blusa azul marino muy trasparente y un pantaloncito blanco que revelaba uno de esos tangas que hace que a los hombres nos acelere la sangre hacia nuestras pollas. La otra, morena y bastante delgada, llevaba un ajustado pantalón vaquero y un top blanco con la leyenda I am a Vixen. Enternecedor.Deje que me abriesen camino todos los demás miembros de esa entrañable cofradía formada por los Buitres carroñeros del mundo. Como todos eran tan originales, los mandaron a la mierda en breves segundos así que al poco volvían a estar sólitas y en entretenida conversación. Yo me decidí a tomar otro camino para poder tener acceso a una de esas chicas.Primero me fije bien en sus caritas, y gracias a eso descubrí, que ambas tenían las pupilas algo dilatadas, señal evidente de que no le hacían ascos a una rayita.Yo siempre llevaba una pequeña cantidad para acompañar el alcohol los días de soledad, que eran en mi vida, bastantes.Ahora, solo debía encontrar el momento adecuado para que ellas supiesen que yo podía alegrarles la noche.Empecé a mirar como de pasada a la rubia, que se percato de mis miradas y me dedico a su vez, una suya cargada de desprecio y chulería. Yo pensé, inmediatamente, la cagaste, hijalagranputa. Así, que deje de mirarla y hice como que sacaba distraído el paquete de tabaco, solo que al sacarlo también saque una pequeña bolsa de cuero donde guardo el material de primera calidad. Al ponerlo sobre la mesa, de la bolsa se salió otra de plástico que revelo su contenido azucarado.Al volver mis ojos a las dos nenas, vi complacido como la rubia no había perdido detalle del contenido y su cara me revelo que era una adicta al placer nasal.Elevo sus ojos de nuevo y se encontró con mi sonrisa burlona y con un gesto de mi cabeza dirigido hacia el cuarto de baño de tíos que se encontraba detrás de mí.La muy zorra, bajo los ojos y su amiga, que no se había percatado hasta ese momento de nuestra muda conversación, volvió su hermosa cabeza hacia mí y le pregunto a su amiga si pasaba algo.La rubia, se recompuso y le contesto que no, que tranqui, tía. Yo, saque un pequeño tubo de plata de la bolsa, y me dirigí al baño de tíos.Al entrar al meadromo, descubrí complacido que no había un alma así, que me saque el cimbrel, y me puse a hacer como si echaba una larga meada.No habrían pasado ni dos minutos, cuando la puerta sé abrió vacilante, y vi la cara de la rubia, que entre asustada y decidida, miraba hacia el interior. Entra. la dije en tono duro y seco.Ella, me mira y por un momento vi en su cara, por una parte, miedo y por otra una clara determinación; quería pegarse un tirito y ponerse bien.Después respiro profundamente, con lo que casi le entra una nausea por el olor a orina del lugar, y entro. Me llamo Noemi. me soltó mientras se acercaba. Me la trae floja, le contesto. Jodete, pensé, mientras la veía pararse sorprendida. Y espero que no pienses que te va a salir gratis, por que vas de culo, guapa. . . . se había quedado muda, y por un momento vi en sus ojos que se me escapaba. Así que saque la bolsa y la hice un gesto hacia uno de los excusados compuesto exclusivamente por una taza y una cadena donde olía todavía peor. ¿ Ahí dentro? me suelta horrorizada, y entonces se me agota la paciencia y la cogí del brazo con fuerza, llevándola hacia dentro y cerrando la puerta.Y la bese.Mientras ella parecía muy bien saber donde estaba metida, yo forcé su boca a abrirse a la mía; le metí mi lengua y busque su lengua, que parecía dormida y que apenas respondía. Mientras mis manos, la agarraron de su perfecto culo y se lo sobe a conciencia, metiéndole los dedos entres sus medias lunas con fuerza, intentando llegar a su ano, pobremente protegido por el tanga.Entonces ella empezó a responder, y se pego como una lapa, con lo que mi miembro, que se había endurecido a tope y mi barriga, que estaba bien forrada se pegaron a su coñito y a sus pequeñas tetas y de tan pegados parecíamos siameses.Mientras nos babeábamos la boca, yo ya tenia mis manos metidas por debajo de su pantalón, tocando su culo sin ningún prejuicio y ella me tenia agarrada la polla con una de sus manitas mientras con la otra me agarraba del cuello, haciendo que nuestro morreo se volviese nuclear.Por fin nos separamos, con una sonrisa común. Saca la bolsa del bolsillo de la camisa, corazón. le digo mientras mis dedos ya han separado la fina tira de tela que me separa de ese dulce tesoro de su culo. Au, cabron, con cuidado. me suelta después de que mi dedo se introduzca con fuerza en su culo mientras los hermanos intentan explorar el conejo, que ya esta mojadito.Ahora bien, no pierde el tiempo, y a los pocos minutos tenemos sobre la tapa de la cisterna dos rayas muy bien delineadas y el tubo de plata como un fiel soldado esperando ordenes.Y cuando ella se inclina con cara de cachondez absoluta, pues mis dedos ya están jugando con su clítoris y parece que le producen oleadas de placer, saco una de mis manos y detengo su avance en seco. Ya se que te mueres por darte un buen cuelgue, pero primero el pago. le digo mientras mi otra mano abandona su culo y parte de su coño, y se deja caer sobre sus hombros, haciendo fuerza. ¿Que?. me dice estúpidamente, mientras yo la guío con cariño hasta el suelo. No se resiste, empero, y no deja de mirarme mientras su cara queda a la altura de mí endurecido bulto.Cuando sus rodillas tocan el suelo, se le llena esa zona de mierda y de liquido sobrante de muchas meadas anteriores, pero ella solo atina a mirarme, mientras yo me desabrocho la bragueta y el botón del pantalón y dejo salir de su encierro a mi amigo, el pitufo pollon.Ella dirige sus ojos a mi miembro y veo como sobresale la punta de su lengua de entre sus labios, de mi polla mana liquido preseminal y esta humedecida, así que, galantemente, con mis dedos, retiro el viscoso liquido y se lo introduzco entre los labios para que lo pruebe.Lejos de reaccionar mal, ella deja sumisamente que mis dedos se rocen con sus dientes y con su lengua, dejando ese primer esperma en el interior de su boca.Después, los saco lentamente y agarrándola de la nuca, le introduzco el pene en la boca con decisión. Noto la presión de sus dientes en mi miembro y como ella intenta distendir sus labios para que la polla entre con mas espacio y siento como su lengua juega con la punta de mi capullo y como lo lame, y al ver su cara de concentración, me felicito a mi mismo por la excelente jugada y lo bien que me ha salido el tema.Mientras me chupa la polla, me acaricia los huevos, y yo mantengo mi concentración mientras la oigo parar sobresaltada, cada vez que alguien entra para hacer sus necesidades. Poco a poco, imagino que por el morbo que la debe estar produciendo el estar chupando una verga en lavabo publico, se relaja y se dedica en cuerpo y alma a succionarme el pene, con una maestría exquisita.Después de un rato, le quito las manos con las que sujeta mi polla y mis huevos, y cogiéndola de la cabeza me pongo a follarme su boca con violencia, haciendo que entre hasta su campanilla. Ella tiene arcadas cuando llego al fondo, pero no deja de chupar demostrando por una parte, que es una excelente putita, y que le gusta que la traten como a talDespués de unos seis o siente minutos, sin avisarla, me corro en su boca, llenándosela de semen, y manteniéndola pegada a la fuerza a mi vello pubico, con lo que no la queda otra que tragárselo si no se quiere asfixiar.Ríos de baba entremezclada con algo de semen, corren por las comisuras de sus labios cuando finalmente libero mi polla de su encierro.Ella me mira con cara de alucinada y adivino que no ha dejado que ningún otro tío la hiciese comerse su semen.Antes de que empiece a protestar, la ayudo a levantarse, y la pongo ante el water y con la coca a su alcance y de un tiro, le bajo los pantalones hasta el suelo.Noemi, solo atina a decir eh, cuando yo le separo la braga de sus nalgas y me pongo a lamerle con ansia el ano y el coño.Después oigo el familiar sonido del tubo cumpliendo su función, modesta pero importante en la laboriosa carrera hacia la felicidad sintética y veo como se muerde los labios al sentir mi lengua explorando su coñito.Después de lamérselo un rato, me incorporo y colocándome un preservativo que tenia en la cartera, se la meto de un golpe a esa zorrita, que la recibe con verdadera felicidad.Bombeo en su coño durante un rato, y en un momento dado, los dos oímos a su amiga entrar en el lavabo y decir en voz alta y algo asustada; ¿Noemi?Ella me detiene, y me dice que abra la puerta.La verdad es que la muy puta se queda blanca y yo mas bien jodido pensando que la otra imbécil me iba a fastidiar el polvo. ¡Ha. ! ¡Ahora salgo, Sandra!. le oigo decir, mientras intenta levantarse los pantalones, y digo intenta porque yo que todavía no me había salido de ella se lo impido. Espera, Joder. Ella gira el cuello y me mira con algo de enojo y cuando me va a decir algo, seguramente cabron o, alguna otra lindeza, la beso en la boca con fuerza y me muevo rítmicamente dentro y fuera de ella..Ella me muerde con fuerza los labios, pero no se separa y pronto estamos follando de nuevo, sin que, al parecer, su amiga se percate de ello. Córrete, cabron, córrete de una puta vez. me jadea la muy zorra, mientras yo me la follo con violencia, sacando y metiendo mi rabo de su mojado coño. Si. si putita. si. pero en tu boca, que quiero alimentarte. la digo mientras me separo y agarrándola con fuerza de la nuca, la giro hacia mi y la hago inclinarse, de tal manera que mi polla se introduce en su boca de un solo movimiento. Uggggg. dice, mientras una catarata de semen sale de mis huevos y tomando el camino mas corto se va con violencia en dirección a su garganta. Ella intenta zafarse, pero la tengo bien agarrada; siento como me roza el pubis con su nariz, y mientras mi semen se acumula en su boca, a ella no le queda otro remedio que comérselo todo. Después, cuando ya me he vaciado, dejo que su boca se separe de mi polla y tomando su mentón entre mis dedos, la alzo hacia mi, sin dejar de mirarla a los ojos. Esta visto que contigo el semen solo se puede ir a dos sitios; al preservativo o a la boca de la pobre infortunada,¿eh hijo de puta?. Me dice, pero realmente se sonríe así que doy por supuesto que no esta enfadada. Oye, tía, que yo me piro. Que os lo paséis bien. oímos ambos. Espera, Sandra. ahora si que la dejo vestirse, pero entre tanto, voy y abro la puerta de golpe. Fuera el cuadro es espectacular.La amiga, la tal Sandra, tiene el rostro ruborizado y le brillan los ojos cosa mala. Creo entender que la muy zorra se ha pasado escuchando en silencio la mayor parte del polvo que su amiga y yo hemos echado y quizás hasta se ha tocado un poco.Al salir yo, ella mira hacia dentro, y ve a su amiga abrochándose el pantalón vaquero, cuyas rodilleras están húmedas y sucias. Obviamente, también esta ruborizada, y mientras ellas se miran en silencio, yo aprovecho para recoger el material y exhibirlo delante de la morena que, intentando romper el cruce de miradas se topa de repente con mi bolsa entre sus ojos. Eres una cabrona. Vale que te apeteciese un tirito, pero que no me lo digas y encima no me queráis incluir en el reparto. Ah, por cierto, yo me llamo Sandra ¿Y tu? la morena me alarga su mano y en esa situación hiperrealista, acierta a entrar un heavy medio borracho que se queda perplejo ante la situación.Yo la hago un gesto y me dirijo a la salida. Siento que me obedecen sin rechistar y salgo en dirección a la calle donde me el frío aire de la noche contribuye a despejarme un poco.Al girarme las veo muy pegadas a mí, y decido que la fiesta podría terminar mejor si me las llevo al huerto a las dos. ¿Os queréis venir a mi casa? Yo tengo que trabajar mañana así que ya se me ha hecho muy tarde. dice Noemi, pero su amiga la hace callar y contesta. Vale. Tengo el coche aquí al lado, así que la quiera venirse que se venga, y si no que os den a las dos. las digo mirándolas fijamente.Acto seguido me dirijo hacia mi Fíat punto que esta a pocos metros. Mientras me obligo a no girarme y mentalmente, me digo que quizás he estirado demasiado la cuerda, oigo unos pasos apresurados detrás de mí y la voz de Sandra diciéndome que la espere.Ahora si que me giro, y observo que Noemi nos mira con cara de indecisa, mientras la otra me dice muy bajito; tienes mas ?mierda? ¿Verdad? Claro. y abro la puerta del coche. Ella da la vuelta y se mete en el asiento de copiloto. Veo que Noemi le hace un gesto con el móvil de la mano a su amiga y esta le dice también que de acuerdo. Después se despide y se da él piro.Yo arranco el coche y pongo música en la pletina del CD. Por casualidad, tengo puesto a las En Vogue que cantan una preciosa canción sobre el amor con ritmo de hip hop. En el trayecto, no hablamos, aunque con el rabillo del ojo, percibo como ella me mira intensamente y también como mira las calles por donde nos movemos. Te voy a follar hasta que me vacíes los huevos, nena. le suelto como un balazo.Por un momento, solo oigo su respiración entremezclada con la música; es un jadeo, a la vez de excitación mezclada de temor. ¿Has escuchado lo que te he dicho? estamos parados delante de un semáforo, y ahora si que la miro a los ojos. Si. contesta ella con voz casi inaudible. Sus ojos, de un color verde claro, no se apartan de los míos, mientras nuestras respiraciones casi se tocan. Tu amiga se ha comido todo mi semen. Espero lo mismo y más de ti, putita. Se que estoy forzando la situación, pero me encanta y pienso que si reacciona violentamente y se jode el tema, tampoco habré perdido mas que un polvo.Ella, solamente se ruboriza, y aparta la mirada de mis ojos, pero sigue callada, así que antes de que el semáforo cambie, cojo una de sus manos y la pongo sobre mi paquete. Magrea mi polla mientras llegamos, nena. Aunque se ha resistido un breve momento, después me ha agarrado con fuerza el miembro y se ha puesto a estrujarlo con delicadeza y también con maña.Ahora si que acelero. Mi casa tiene garaje particular, así que al llegar, dirijo el coche hacia su interior. Ella mientras, no ha dejado de tocarme, y sus maniobras han dado como fruto una excelente erección. Me descubro pensando preocupado, si no me dará un ataque cardiaco al final de la noche.Al parar, ella hace ademan de soltar mi polla y bajarse, pero la detengo con un movimiento de mi mano, y cogiéndola de su cabello la atraigo hacia mi boca, mordiendo sus labios y metiendo mi lengua en su boca con fuerza.Nos damos un intenso morreo y aprovecho para tocarle sus ricas tetas. Las tiene de muy buen ver. Donde en su amiga eran como pequeñas peritas, en ella son melones redondos y bien formados. Se los agarro con fuerza y le retuerzo los pezones hasta sentir su gemido de protesta en mi boca. Tranquila, putita. Esto es solo el comienzo. la digo, mientras me separo de su boca y me acomodo mejor en el coche. Chúpamela. ¿Qué? Vamos. me desabrocho el pantalón y dejo salir de su encierro a mi rabo que se yergue como un mástil, duro y mojado en el glande. Subamos a tu casa, por favor. me dice con cara de niña pequeña. Cómeme la polla ahora, zorra.Y, tras poner mi mano en su nuca la llevo de viva fuerza hasta mi polla. Su aliento calienta mi punta y por un momento, ella se resiste con fuerza, hasta que de un empellón, se la hago comer, haciéndome daño inclusive, pues no la he dado tiempo a retirar sus dientes.Después toda resistencia termina, y empieza a mamarme la polla con ganas, ayudándose con la mano y masturbándome con fuerza, haciendo entrar y salir de su caliente boca mi morcillona polla.Yo la cojo con fuerza de su cabeza, y la obligo a llegar hasta el fondo, con la consiguiente salida por su boca de saliva a raudales y de arcadas. No me detienen en absoluto, y la llamo puta, hija de la gran puta, zorra, comepollas, y demás piropos mientras me follo su boca a la fuerza y siento como su lengua no deja de chupar mi rabo. Le digo que le voy a abrir su culo de niñata ue va a caminar escocida por el culo durante una semana, que me voy a correr en su coño, y un huevo me importa si se queda preñada, y mientras tanto, ella jalea cada una de mis groserías con gemidos de cordera y sonidos de placer. Mientras siento como el semen asciende por mi columna del amor, pongo mis dedos en su nariz, y se la cierro de tal manera que ahora, al no tener aire, su boca se abre aun mas e intenta al mismo tiempo respirar, Y me corro en su boca.Casi se ahoga la muy zorra. Por un momento, al no poder respirar se asusta, pero en un acto reflejo, se traga mi semen de una tacada, y al instante yo la suelto la nariz. Ah, ah, ah, ah. salen así los sonidos de su boca, mientras intenta recuperar el resuello, y hilos de baba y semen se depositan sobre mi pene. Límpialos, puta. No desperdicies el semen de tu macho. Hazlo con tu lengua. la ordeno y ella, increíblemente, lo hace, sin rechistar, aunque todavía resuella de vez en cuando, pues no ha recuperado la respiración normal.Su lengua recorre todos los puntos donde hay baba y semen mezclados y lo limpia y traga con eficacia. Quedo gratamente impresionado al darme cuenta que por fin, he encontrado a una puta sumisa, joven y a la que puedo explotar a mi gusto. En el próximo relato, os contare, como conseguí hacerla cometer las mayores guarradas que os podáis imaginar. Si alguna putita con ganas de que la traten como a una zorra quiere ponerse en contacto conmigo que me mande un email.

Autor: NACHOPLA
NACHOPLA@Lycos.es




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.