Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (47)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (31)
Gays (287)
Heterosexual (915)
Incestos (376)
Infidelidad (290)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (202)
No consentido (75)
Orgias (193)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (7)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (258)

Paginas amigas
Ok juegos
Trucos de juegos
Bombilla
Pagar
Beneficios

Que chistes
Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Relatos
Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Infidelidad
Valor de este relato: 3.98
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Mi primera vez con mi cuñada
Este es el primer relato erotico que escribo, asi que de antemano les pido disculpas si no soy lo suficientemente detallista como algunos desearan. Mi nombre es Alberto, tengo 29 años y 6 de casado, me case muy joven por lo que no he podido vivir mi sexualidad a plenitud. No entrare en detalles describiendome ya que les aburriria y romperia con el estandar de todos los relatos que aqui se publican, la verdad pareciera que todos son de cuerpo atletico, bien parecidos. Simplemente soy una persona normal de aspecto normal y sobre todo con una pinga normal.
En fin, lo importante de esta historia me sucedio hace un año pero comenzo a gestarse hace mucho tiempo cuando salimos mi esposa, mi cuñada y su servidor a acampar a la montaña, ni mi cuñada ni mi esposa son nada del otro mundo, pero si lo suficiente como para bajar la mirada de los hombres a su culito y dejarles decir uno que otro piropo, no las describire ya que no vale la pena, al final cada uno se imagina a aquella mujer a la que le dedica sus pajas.
Ese dia llevabamos la tienda, algunas cosas para comer y mucha cerveza, que despues de unas cuantas ya estabamos lo bastante alegres como para hacer bromas con respecto al sexo pero sin dar ese paso que se necesita para pasar la linea que divide la prudencia de la locura total. Recuerdo que cuando nos acostamos (todos en la misma tienda) mi esposa estaba muy caliente con las bromas y cuando creiamos que mi cuñada estaba dormida comenzamos a hacer el amor.
Le baje los pantalones por detras y comence a acariciarle el clitoris mientras le daba besos en el cuello y le decia lo mucho que me excitaba que su hermana estuviera ahi y que nos pudiera ver. Varias veces le dije que la despertara para invitarla a la fiesta pero ella me decia que si estaba loco, pero igual no dejaba de moverse, cuando le arrime mi instrumento rozandole las nalgas me pidio casi rogandome que se la clavara ya, que me necesitaba dentro, nada mas meterle la punta y comenzo a venirse en un casi silencioso orgasmo, digo casi porque tuvo que taparse la boca para no hacer ruido, justo en ese momento siento que una pierna me roza la mia y suavemente pero de forma evidente, me acaricia el pie. Por la posicion me di cuenta que no podia ser mi esposa sino mi cuñada. Tan solo fue una caricia pero el solo hecho de saber que ahi estaba ella a nuestro lado despierta y que se habia dado cuenta de lo que acababamos de hacer fue suficiente para que tuviera un tremendo orgasmo, como nunca en mi vida lo habia tenido jamas. Despues de eso me quede quieto y por suerte (para mi cuñada y para mi) mi esposa no se dio cuenta.
Al dia siguiente al despertarnos mi esposa salio de la tienda para orinar y le dije a mi cuñada
Buenos dias. ?Como dormiste?
Definitivamente no tan bien como ustedes y medio una mirada picara que jamas se me podra olvidar.
Despues de ese dia nuestra forma de ser y de saludarnos cambio definitivamente. Cada vez era mas evidente, cuando me saludaba y estabamos solos me daba un beso cada vez mas cerca de los labios, mas de una vez se los llegue a rozar.
Ya pasado algun tiempo las cosas se fueron enfriando, o al menos eso cria yo. Mi esposa comenzo a necesitar a una persona que le ayudara con sus quehaceres ya que ambos trabajamos y le pregunto a mi cuñada que si no le gustaria venir a nuestra casa una vez por semana, que nadie la molestaria y ganarse algun dinero. Asi como empezo a ir todos los miercoles a mi casa.
Un dia me llama al celular y me dice que sin querer (bueno eso dice ella, pero se que las mujeres son muy audaces) el tubo del grifo de la ducha se habia roto y que no sabia como arreglarlo.
Al llegar a la casa fui al baño y me encontre con el desastre que el agua habia causado. Al entrar mi cuñada estaba de espaldas a mi haciendo un inutil esfuerzo por parar el derrame cuando me arrime se dio vuelta, estaba usando una camisa blanca de punto que cuando estan secas son discretas, pero al contacto con el agua dejan ver lo que la persona lleva por debajo. Pueden imaginarse mi reaccion al ver ese show improvisado de camisetas mojadas, y para colmo mi cuñada es de esas mujeres que al hacer el oficio no llevan sosten porque dice que les incomoda.
Pude ver sus pezones totalmente erectos por el frio del agua y por mas que queria no podia apartar la vista de ese par de preciosas tetas. Hice un esfuerzo por concentrarme y traje las herramientas para arreglar el desperfecto, me quite la camisa para no mojarla. Una vez arreglado el daño estaba recogiendo las cosas cuando se me arrima por detras y me da un abrazo, rodeando con sus manos mi cuerpo todavia humedo, al sentir su camiseta pegada a mi espalda y la dureza de sus pechos, esa dureza que solo tienen a los 23 años, mi piel se erizo y me produjo como excitacion como si de un reflejo se tratase.
Te gusto lo que has visto? me dijo, solo pude volverme hacia ella y la mire a los, no se como explicarlo pero me perdi en esos ojos marrones y simplemente me deje llevar por mis deseos, la bese, la bese como nunca antes habia besado a una mujer, practicamente estabamos devorando nuestras bocas.
Ella pudo sentir la fuerza debajo de mis pantalones, sentia mi miembro atrapado deseando... suplicando que le dejaran salir. Me acaricio por encima de los pantalones y esa fue la autorizacion que necesitaba para comenzar a llevar la iniciativa, parecera estupido pero muchas veces los hombres perdemos oportunidades solo por precipitarnos, subi mis manos y las introduje por debajo de la camiseta y pude acariciar esos pezones desafiantes, agudos, ricos. No aguante mas y me salio lo salvaje, le hice literalmente arrancada la camiseta le comence a comer los pezones, a cada movimiento de mi lengua en sus pechos ella me lo agradecia con un pequeño gemido, la levante y coloque en el borde de la tina ella se sujetaba al borde de la cortina y comence a bajarle short mientras jugaba con mi lengua en su ombligo, una vez que los tenia en el suelo pude apreciar su hermoso pubis, se rasuraba los lados y dejaba nada mas un caminito de pelos, un caminito de deseo que estaba dispuesto a recorrer sin repara en la consecuencias.
Le comi el conejito pasando y jugando con la punta de la lengua en su clitoris, ella comenzo a moverse de atras hacia delante, despacio, con los ojos cerrados, mis dedos comenzaban a deslizarse por su entrepierna que a esa altura ya estaba bien mojada, por primera vez preste atencion al sabor de sus jugos eran deliciosos, es un nectar que te embriaga y te envicia a probar mas y mas. Cuando un escalofrio recorrio su cuerpo su cuerpo y ella se mordio los labios dejando salir un Mmmmm... desde el fondo del alma, supe que habia llegado por primera vez.
Nuevamente la alce y la lleve a la recamara, durante el trayecto no dejabamos de besarnos, ella probaba sus jugos y sin embargo parecia agradarle, al llegar la puse sobre la cama y comence a quitarme los pantalones. Ella me detuvo de una mano y me dijo quieto, eso me toca a mi me desabrocho los pantalones y me bajo e boxer. Comenzo a besarme el vientre, les juro que cuando hizo eso casi me muero del placer que me estaba dando. Cuando llego a mi pene lo tomo por el tronco y le dio un beso en el glande, luego lo introdujo en su boca y comenzo una mamada increible, lenta pero deliciosa.
Despues de jugar un rato la acoste en posicion de misionero mientras la besaba le rozaba la punta de pene con su clitoris, esto la volvia loca. Me decia que se la metiera, pero yo le dije que me lo pidiera que me suplicara, aunque yo por dentro deseaba destrozarle las entrañas de una sola vez, pero habia que hacer el momento memorable. Entonces de un solo le deje ir el cabo adentro de su hermosa pepa, pego un pequeño grito, recogio un poco sus piernas y arqueo la espalda, estaba perdido viendo ese espectaculo cuando me percate de que me estaba clavando las uñas, pero no me importo.
Comenzamos un mete y saca sabroso, el sonido de sus jugos haciendo charco en su vagina con cada embestida que le daba era como musica erotica para mis oidos, tuve que hacer mucho esfuerzo para no correrme. Cuando senti que acelero su ritmo y que me apretaba cada vez mas hacia ella supe que estaba pronto a venirse. Entonces me tomo por el cuello y me dijo Ahora si, esto era lo que queria desde aquella noche en la montaña, queria cojerte cabron, no sabes cuantas veces me he masturbado recordando aquella noche y sin mas solo cerro los ojos y pego un pequeño grito de placer, ese que solo las mujeres saber pegar expresando todo el sentimiento y la satisfaccion al llegar al orgasmo.
Seguidamente paso a llevar la iniciativa, se coloco encima y comenzo a cabalgarme como toda una amazona, eso me encanta, yo ya estaba como loco y me queria correr, se lo hice saber ella me dijo que tuviera cuidado ya que ella no planificaba asi que cuando estaba a punto me sali, ella comprendio y me comenzo a mamar la polla y cuando cerre los ojos para llegar, no se porque pero se saco mi pene de su boca y continuo masturbandome, solte tres chorros de leche que le salpicaron en la mano y el pecho. Hubiera querido llegar en su boca, pero cero que es mucho pedir para una primera vez (y que despues seria la unica...).
Al terminar me dijo que esperaba que me hubiera gustado porque esa seria la unica vez que haria algo asi. Yo no puedo quejarme, pero realmente espero el dia en se vuelva a romper otro tubo.



Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.