Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (93)
Azotes (23)
Confesiones (55)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (158)
Flechazos (32)
Gays (302)
Heterosexual (920)
Incestos (384)
Infidelidad (302)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (192)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (177)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Infidelidad
Valor de este relato: 4.00
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Mi mujer con su amante
La verdad despues de haber conocido las infidelidades de mi esposa y yo que siento profundo amor por ella, he permitido que tenga amantes. Es asi que convinimos que cuando alguien le guste ella debe decirme para que de alguna manera se le invite a la casa y pueda dar desenfreno a sus instintos sexuales que tiene. Pero algunas veces e tenido que observar algunos de ellos bien dotados como el caso de Juan, que luego de estar en una fiesta lo invitamos a la casa a continuar, entonces yo me hacia el dormido para darle completa libertad a mi esposa y su amante de turno.
Me llevaron a un sofa antiguo que estaba en el dormitorio y mi cama que es bastante ancha se prestara para que sea el centro del juego, para ello prendia una lamparita de luz roja tenue del velador, para que yo pudiera observar todo lo que pasaba. Esa vez comenzaron a besarse desenfrenadamente, y el a desvestirla hasta dejarla completamente desnuda, el luego de sacarse sus ropas mostraba una vergota que parecia de burro calculo unos 25 cm por 2 realmente grandisima, que mi mujer no podia meterse en la boca solo podia lamerle el glande y nada mas.
Mi esposa es bajita y delgada, antes se comio algunos postes grandes pero no de esa magnitud, mientras yo echo el dormido veia todo lo que sucedia, yo la tenia mi pija bien parada a punto de explotar por todas las cosas que le hacia a mi mujer, la hacia gritar cuando le metia sus dedos al culo, le metia a su panochita, le chupaba sus tetas hasta que llego la hora de la verdad, el ya no podia con todas las chupadas que le hacia mi mujer que pudiendo no pudiendo se metia algo a su boca, y le dice: echate al borde y abrir lo mas que puedas tus piernas, pero antes tienes algun aceite o crema, para que le dice mi mujer, para que no te duela, por que todas por mas casadas que sean, son virgenes para mi. Le presto un pomo de Nivea, el se embadurno su verga y a ella le puso con su mano un poco de lo mismo, bueno gran puta le dijo, separa las piernas lo mas que puedas.
Yo podia ver que parecia un cirio, a punto de entrarse en la panocha de mi mujer, entonces coloco en su vagina esa cabezota y se la fue metiendo de a poquito, mi mujer al sentir esa enormidad en su chuchita, queria a toda costa rechazarlo, lo empujaba de su pecho peludo, arañaba las sabanas, pero ya era tarde se la metio mas y mas mientras la pobre se movia en su cama llena de dolor hasta que se la metio casi toda, aun asi le dijo que se la sacara, pero como respuesta fue que se la acabo de enterrar mas, sus gritos ahogados acallaba besandola, hasta que mas o menos vi que ya llevaba el ritmo de el, poco a poco fue moviendo sus caderas jadeante mezclados con gritos de placer. Luego ya de haberse acostumbrado a ese grosor le dio vuelta y se la metio haciendola subir encima de el, como una jockey en su caballo, podia ver cuando se sentaba, el dolor en su cara con mezcla de placer cuando le iba entrando a su panochita.
Luego le hizo dar una vuelta en la cama y la jalo hasta el borde la cama, le levanto sus piernas llevandoselas a sus hombros, luego con una mano agarro su barrote y lo situo en sus labios vaginales clavandosela nuevamente hasta que sus bolas le golpeaban en cada embate sus nalgas en ese bombeo permanente el enterrandosela hasta el fondo y ella soportando con placer el dolor agradable que le producia hasta que el se vino en una deslechada que para lo peor se encontraba sin condon asi que derramo toda su leche en el interior de su vagina, cayo extenuado a su lado de ella, tendida con sus piernas aun abiertas, viendole como le chorreaba por su ano el semen que le deposito su macho de turno. Luego de unos instantes se levanto y haciendola sentar se hizo chupar su falo y con sus manos como agarrando una manguera se ayudaba para pajearlo primero lentamente hasta que el le pedia que acelerara el pajeo por que en su boca no entraba mas que unos 5 cm. Cuando no pudo mas eyaculo en su boca, algo tubo que hacerlo pasar, por que el resto le rebaso de sus labios hasta caer sus pechos, yo ya no podia aguantar y tambien me vine en mis calzoncillos.
Desde que comenzaron pasaron por lo menos una hora de bombeo permanente, chupada de verga, mordisqueo de tetas, en mi mujer se notaba que ya no daba mas por que se cubrio con las sabanas pero el hombre joven se lo veia arrecho por que le pidio que se sentara en su tripode que volvia a tomar forma de garrote. Mi mujer le pidio que por esa noche era suficiente, sentado en una silla la hizo que se sentara de frente a el enclavando su arma en su chucha de mi mujer, que sacaba fuerzas de no se donde y nuevamente se entrego a los brazos de morfeo, luego de un buen rato asi ensartada la llevo hasta la cama y tumbandola se la tiro un buen rato hasta explotar de nuevo en su vagina llenandola nuevamente de su leche, el se quedo tendido y le pidio que le limpiara su verga con su lengua hasta dejarla sin sus jugos, luego le seco para que se vistiera y se fuera.
Yo me levante cuando escuche que cerro la puerta y la tome en mis brazos y sin mas tramite me la monte, mi verga entro como a la puerta de una cueva ancha, y mientras me la culeaba evaculaba semen del amigo que la hizo tan feliz pero que le dejo la concha adolorida y sus tetas con moretes, yo siempre tengo la manera de palanquearla con mi verga, pero ella creo que ni me sentia por lo dilatada que se encontraba su cuca, termine por segunda vez por que la primera me vacie en mis calzoncillos y cai rendido con mi mano en su cuca caliente y mojada, seguia votando el semen de su buen amante.
Sus comentarios a: alberto7847@latinmail.com



Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.