Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (53)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (157)
Flechazos (32)
Gays (301)
Heterosexual (919)
Incestos (383)
Infidelidad (301)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (191)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Cybersexo
Valor de este relato: 5.00
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Lujuria virtual
Conoci a Laura por casualidad una fria tarde de invierno. Yo habia entrado en un concurrido chat para huir del aburrimiento. Su hermoso nombre me llamo la atencion y le envie un mensaje. Comenzamos a charlar de temas intrascendentes, pero la conversacion fue tan amena y distendida que quedamos para otro dia e intercambiamos nuestras direcciones de correo. A partir de ahi nuestros encuentros se hicieron habituales, primero en el ICQ y despues con un programa que nos permitia comunicarnos usando nuestra propia voz. El intercambio de fotografias se hizo inevitable, y asi pude apreciar su belleza serena, su tez blanca, su pelo castaño, sus labios sensuales, sus verdes ojos arrebatadores.
Nuestras conversaciones, que se prolongaron durante mas de un año, aunque calidas, siempre se movian en una linea de cordialidad propia de dos personas adultas : ella tenia treinta y dos años, yo lindando los cuarenta ; ambos casados, con hijos y con profesiones de cierta responsabilidad social. Pero desde un principio esa mujer extremadamente culta, inteligente y sobre todo imaginativa, logro hacerme sentir bajo el dominio de alguna exotica droga que me privaba de la conciencia de la realidad y me blandia a su capricho en una atmosfera de encantamiento y seduccion que hacia abandonarme a un fascinante placer que ahogaba mi interior.
Mi deseo por ella iba creciendo y no es extraño que en alguna ocasion le hiciera alguna sensual insinuacion, a la que ella, timidamente, respondia con evasivas. Pero una noche, encontrandonos bajo los efluvios de alguna bebida alcoholica, le propuse entrar en un chat erotico y ella asintio. Estuvimos leyendo las conversaciones ajenas hasta que ella hizo un comentario : !que real parece lo que aqui se describe!.... Con gran excitacion le dije : ?quieres hacer el amor conmigo en este chat?, y para mi gozo ella consintio. Yo me preguntaba hasta donde podiamos llegar con nuestra fantasia.
Con cierto recato, pues siempre habia sido muy comedido en mis expresiones, comence a escribir :
Laura, estamos en una playa desierta, te abrazo, siento tu cuerpo desnudo, tu piel de terciopelo fria y mojada ... y te beso ; beso tus ojos con dulzura, con el roce apenas perceptible de mis labios ..., y tu nariz, ... mordisqueo el lobulo de tu oreja derecha, te susurro al oido que te quiero y todo tu cuerpo se estremece al sentir el cosquilleo que te producen mis palabras. Beso tus labios y tu me acaricias el pelo. Mi lengua entra en contacto con la tuya. Siento su humedad, su calor, tu aliento refrescante, ... y nuestras lenguas juguetean atrevidamente.
Te apartas de mi con brusquedad y me empujas sobre la arena, luego te tumbas a mi lado y me pides que siga besandote, pero no, ahora quiero admirar tu desnudez, ese cuerpo que hace que el deseo se haga mas incontrolado. Las gotas de agua resbalan desde tu pelo, por tu cara, tu cuello y van a caer sobre tus pechos, y alguna mas atrevida se posa en tus enhiestos pezones oscuros.
No puedo reprimir mi ansiedad, acerco mi boca a ellos y bebo esas gotas saladas, lamiendo tus pequeños pezones, succionandolos delicadamente los mordisqueo con suavidad. Tus pechos estan duros, los acaricio con mis manos y siento que el deseo se apodera de mi.
Mi lengua juguetona recorre tu vientre, haciendote cosquillas en el ombligo, y desciende mas y mas. Me pongo de rodillas ante ti y tomo una de tus piernas, la acaricio y chupo con mi boca los dedos de tus pies, pues se que eso te gusta.
Crei que mi excitacion habia llegado a su punto algido, pero entonces ella tomo la iniciativa y escribio :
Te quiero Sergio, me estas volviendo loca con tus palabras. Esto es muy real. Estoy muy caliente. Mi coño esta hinchado y humedo de lujuria ... estoy acariciando mi sexo con mis dedos mojados en saliva ....
En mis sueños yo seguia jugando, lamiendo los pies de Laura y recorriendo una y otra vez sus piernas, pero ahora fui directo a su sexo. Comence a besarlo, y al contacto de mis labios ella se estremecio de placer, dejando escapar un gemido. Abrio sus piernas para permitir que mi lengua entrara en su vagina y senti su calor y su humedad ... La estaba penetrando una y otra vez, con mi lengua primero, con mis dedos despues, al tiempo que acariciaba el clitoris en sentido circular, notando que ella, que movia sus caderas con frenesi dejando escapar el deseo por cada uno de sus poros, seguia vibrando de placer.
Nuevamente escribio Laura en el chat : Ahora me toca a mi.... Hizo que me echara en la arena, tomo mi endurecido y erecto falo entre sus manos y principio a acariciarlo suavemente. Con su dulce lengua y sus labios carnosos jugueteo traviesamente con el, chupaba el glande y poco a poco iba devorandolo hasta que acabo por engullir el pene en su totalidad. Bajaba y subia la cabeza con movimientos ritmicos y expertos que lograron transportarme a extraordinarias cotas de placer.
No pude contenerme mas y se lo hice saber. Si sigues asi voy a correrme. Entonces ella me miro picaramente, con provocacion y me dijo : No, asi no. Quiero que me folles, quiero sentir tu polla erecta en mi coño caliente, humedo y blandito. Y cambiando de postura se tumbo en la arena y abrio las piernas. Me puse encima, acerque mi duro, palpitante y ardiente rabo a su sexo y comence a penetrarla ; empujaba con suavidad sintiendo como las paredes carnosas de su vagina aprisionaban mi miembro y comence a morderle la boca. Mis movimientos fueron haciendose cada vez mas bruscos a medida que sentia su excitacion, oyendo sus gemidos de placer. Note que temblaba y no pude controlarme. Mi polla exploto derramando dentro de su vientre un torrente de semen que inundo su vagina, mezclandose con el flujo de su excitacion, fundiendonos ambos en un orgasmo tan largo e intenso como nuestra imaginacion quiso.
Y entonces desperte y volvi a la realidad. Estaba turbado, enrojecido, sentia fiebre y palpitaciones ... . Las palabras que Laura escribia habian conseguido despertar en mi tal grado de deseo y de lujuria que ahora necesitaba sexo en forma irracional y desmedida. Y lo tuve, le hice el amor a mi mujer con violencia, con pasion, como nunca lo habia hecho,... y con traicion, pues acariciaba su cuerpo pensando en el de Laura, me imaginaba en esa playa que ambos conociamos recreandome con la fabula que acababamos de inventar.
Desde ese momento no hacia mas que pensar en ella ; era una obsesion enfermiza. Rememoraba esa charla y sentia el deseo incontrolado de repetir la experiencia, lo que me producia graves apuros, al conseguir la ereccion en el trabajo, en la calle ..., y me preguntaba si seria posible alcanzar el placer de esa forma. Pero el deseo era mutuo y pronto surgio nuevamente la ocasion, aunque ahora usamos el programa de voz, lo que hizo que mi confusion fuera total, al impedir que pudiera discernir entre lo que era realidad y fantasia.
Esa noche yo estaba solo en casa y ella empezo a hablarme. La escuchaba con una claridad absoluta, sus palabras resonaban en mi cabeza tan calidas que pronto surgio la pasion y fue vencida la inicial verg?enza y recato, comenzando a expresarnos de forma desinhibida y espontanea. Te abrazo le dije , te beso, ... . Ahora las frases eran mucho mas excitantes, todo era mas sensual, oyendo su dulce y sugerente voz.
Me tumbe en la cama, apague la luz y cerre los ojos; desabroche mis pantalones y comence a acariciar mi pene, que ya estaba en ereccion.
Laura me hablaba asi :
Sergio, llevo una falda corta, una blusa ajustada y mi ropa interior es tan sugerente que te volvera loco. Chupo con lujuria uno de mis dedos que ahora, muy despacio, resbala por mi cuello hasta llegar a mi pecho. Voy dejando un rastro de saliva en mi piel para que tus labios lo sigan. Empiezo a bajar, primero acaricio mi vientre con suavidad y por fin llego a mi sexo que te espera impaciente. Introduzco en el un dedo , luego otro, y otro. Esta caliente, palpitante, humedo y blandito. Quiero ser tuya, quiero sentirte dentro de mi... Estoy frotando el clitoris mientras imagino que es tu lengua y ello me situa al borde del delirio...
Yo seguia moviendo lentamente mi mano a traves de mi empinado falo y seguimos soñando: Estaba tumbado en la cama y ella sobre mi en sentido inverso. Su lengua chupaba mi polla dura con gran vigor y pronto fue engullida por su boca, al tiempo que movia sus caderas pidiendome que la devorara, ofreciendome su rosado sexo para que lo lamiera freneticamente. Yo besaba sus vigorosos muslos y sus consistentes y redondeados gluteos, jugando con mi lengua alrededor de su vagina. Tenia frente a mi cara su coño mojado y entonces me hundi en su selva oscura para besar y chupar con fuerza el clitoris, mientras ella suspiraba de placer. Aquello me parecia simplemente fuera de este mundo. Ante mis ojos tenia tambien su culo estrecho, pudoroso, provocando mi curiosidad y mi deseo. Comence a explorarlo con mis dedos empapados con el flujo que salia de su coño y comence a penetrarla timidamente. Asi estuvimos jugueteando hasta que finalmente no pude resistir mas, me levante e hice que se pusiera inclinada de rodillas y en esa posicion acerque mi rabo a la entrada de su culo y comence a penetrarla, primero con mucha resistencia, que pronto fue vencida con la ayuda de un poco de saliva, introduciendo en ella todo mi pene, que fuertemente aprisionado en las paredes del recto, se movia con lentitud : dentro y fuera.
Ella gemia en una extraña simbiosis de dolor y placer, pero la lenta cadencia del movimiento de mi miembro, acompañada con las suaves caricias que mi mano diestra prodigaba a su clitoris, la hizo llevar al extasis, sintiendo que ella llegaba al orgasmo, en el mismo instante en que mi pene descargaba en su culo un torrente de semen caliente, llevandome tambien a alcanzar la cima del placer.
Y en ese momento ambos regresamos a la realidad. Nos estabamos masturbando. Laura empezo a describirme como lo hacia. Sus ardientes palabras, sus gemidos entrecortados y sus jadeos me permitieron comprobar que se trataba de una excitacion real. Solo imaginar que yo era el responsable del placer que sentia esa mujer me enloquecia.
Cuando pense que ya no podria experimentar nada mas extraordinario percibi un silencio. Laura se detuvo, oi uno de sus profundos suspiros y por fin recobro la voz. Entonces me fue dibujando su cuerpo que era recorrido en la oscuridad por sus humedos y juguetones dedos. Los guiaba nuestro deseo y se movieron con una destreza tal que llegamos a las mas altas cotas del delirio. Sus palabras se agolpaban en mi mente y apenas podia asimilar lo que estaba sucediendo. Su voz sonaba tan suave que casi palpaba su aliento calido en mi oido. Me hablo de sus pezones endurecidos de excitacion, del movimiento circular que imprimia a sus senos mientras yo le susurraba con delicadeza palabras apasionadas. Separo sus piernas y un ligero estremecimiento la recorrio por completo. Yo percibi entonces un suave gritito de placer y le pregunte la causa : estaba introduciendo los dedos en su coño mojado acariciando tambien el clitoris con suavidad. La descripcion ceso y la llame pero solo me llego una serie ininterrumpida de suspiros. Estaba llegando al orgasmo.
Por entonces mi mano se movia con destreza y rapidez alrededor de mi hinchada polla, pletorico de excitacion ante las palabras que salian de la boca de Laura, sugiriendome ahora que mojara mis dedos con saliva y frotara el glande, imaginando que era su boca, y asi lo hice. La sensacion fue igual de placentera y un espasmo recorrio todo mi cuerpo, precipitandose en torbellino la leche pegajosa que escupia el miembro viril sobre mi mano y mi pecho.
Nuestra turbacion fue mayor. El orgasmo habia sido autentico. Desde ese dia ya no pensabamos en otra cosa mas que en convertir en realidad esta experiencia ; sin embargo, y por extraño que parezca, ninguno de los dos queriamos conocernos personalmente para no perder la magia de nuestros encuentros. Mi sueño erotico era poseer a Laura como lo habia hecho hasta entonces, guardando nuestro anonimato. Y una gran idea paso fugazmente por mi mente y fue madurando poco a poco, hasta que finalmente encontre el momento idoneo para llevarla a feliz termino.
Un dia pude dirigirme a su ciudad, aprovechando que mi mujer se habia ido a la playa con mis hijos, tome una habitacion en un conocido hotel de lujo y la llame a su movil concertando una cita. A continuacion cerre todas las ventanas dejando la estancia con una oscuridad absoluta, me desnude, entre en el baño y me di una ducha que aplaco momentaneamente mi lujuria, me enrolle una toalla y me sente en la cama esperandola.
Ella acudio pronto a la cita. Llamo a la puerta de la habitacion, yo quite el pestillo y me retire al fondo de la estancia. Cuando entro pude adivinar su silueta. Era como me habia imaginado. Su cuerpo delgado pero exquisitamente armonioso y lozano, no muy alta, con el pelo corto. Sus pechos eran pequeños, como a mi me gustan, pero duros, pujantes y bien erguidos ; sus gluteos finamente esculpidos ; sus piernas largas y bien torneadas. Vestia de forma sencilla pero con muy buen gusto : falda corta, que traslucia sus muslos recios, sus pantorrillas prominentes y su culo firme y prieto ; blusa con pequeños tirantes y zapatos veraniegos que dejaban al descubierto sus minusculos pies ; pero aun mayor fascinacion causo en mi el aire de elegancia y seguridad que desprendia cada uno de sus movimientos.
A oscuras, tanteando los muebles, no sin dificultad, llego a la cama y se sento junto a mi envuelta en un aura de misterio y provocacion. Comenzamos a hablar. Su voz sonaba tan dulce y melodiosa como en las ocasiones anteriores. Nos besamos con pasion desmedida tratando de aprovechar cada segundo y revivimos nuestros encuentros imaginarios. Ella noto mi excitacion y me dijo con una increible seguridad: amor mio, creo que conseguire llevarte al extasis muy pronto.... Hizo que me tumbara en la cama y tal como estaba, sin quitarse la ropa, beso mis labios y deslizo su lengua por mi cuerpo desnudo, por mi vientre y mi sexo. ?Y ahora si era real!... Chupo mi pene, lo introdujo en su boca y comenzo a acariciarlo, ayudandose con una mano, timidamente primero y luego con movimientos mas ritmicos que aumentaban su cadencia al sentir que mi excitacion iba en aumento. Despues bajo su lengua acariciando su base, chupando mis testiculos que luego, de uno en uno, se introdujo en la boca con exquisita delicadeza.
Laura le dije voy a correrme, y ella exclamo hazlo, y siguio acariciando mi rabo empinado. Note como el semen se deslizaba desde mis testiculos, por todo el miembro, saliendo violentamente para ir dentro de su boca, que sin poder contenerlo lo derramo fuera de si, esparciendose por su cara y su cuello. Era la primera vez que experimentaba un orgasmo asi. Nunca hasta entonces habia eyaculado en el interior de la boca de una mujer y el placer que tuve al sentir que su lengua no se detenia en las caricias que prodigaba al glande mientras se producia la descarga del licor seminal fue indescriptible.
Exhausto segui echado en la cama mientras ella se dirigio al baño. Escuche el ruido del lavabo y luego la ducha. A los pocos minutos ella salio y se tumbo junto a mi, dandome cuenta de que estaba desnuda. Charlamos nuevamente de cosas intrascendentes, y no habia transcurrido media hora cuando ella cogio mi pene con sus manos y comenzo a acariciarlo de nuevo. Los besos apasionados se prodigaron ahora, como antes lo habian sido en la fantasia ... y mi lengua recorrio su cuerpo, saboreando toda su piel: su cara, su espalda, sus pechos, su vientre, sus piernas, sus pies, y por fin llegue a su sexo y enterre mi lengua en la vagina, haciendo que sus piernas temblasen a causa del deseo. Su coño humedo, muy caliente y blandito me pedia que lo follara sin demora.
Se puso de rodillas sobre la cama, apoyando sus manos en la almohada, y me acerque a ella por detras, jugueteando con mi enorme pene erecto alrededor de sus genitales, tocando con la punta sus muslos, sus gluteos, su ano, hasta que ella, descontrolada, me suplico que la penetrara con fuerza, al tiempo que levantaba sus caderas y me decia : quiero sentirte dentro, muy dentro. Comence a penetrarla lentamente mientras ella movia sus caderas gozosa. Mis embestidas iban en aumento poco a poco, tratando de disfrutar al maximo cada momento. Cuando mis testiculos se unian a su vello pubico, ella echaba las caderas hacia atras para sentirse penetrada lo mas hondo posible. Movia sus caderas pausadamente hasta que mi pene volvia a salir, repitiendo este proceso una y otra vez, estallando en desinhibidos alaridos de placer.
Yo estaba ya a punto de explotar en un intenso orgasmo, cuando ella se detuvo, hizo que me echara en la cama y se sento sobre mi tieso falo, metiendoselo lentamente en su ardiente coño, comenzando a hacer lentos movimientos : arriba y abajo, para sentir y disfrutar al maximo aquella rigidez penetrando en sus entrañas. Entretanto emitia incontrolados gemidos de dicha, se chupaba uno de sus dedos y mordia una mano, mientras con la otra se frotaba el clitoris delicadamente, saboreando al maximo cada segundo de placer.
Nos besamos de nuevo y nuestras lenguas se unieron cuando simultaneamente experimentamos un prolongado e intenso orgasmo. Nuestros cuerpos se retorcian de placer y Laura gemia como posesa. Mi polla estallo de gusto, vomitando como manantial salvaje un torbellino de leche blanquecina y viscosa que se precipito en su coño humedo, cayendo despues rendidos en la cama.
Alli permanecimos dormidos, perdiendo la nocion del tiempo. Desperte antes que ella y vi como su cuerpo pequeño se cobijaba entre mis brazos sintiendola mas mia que nunca. Aproveche para acariciarla con suavidad, para oler su piel, para recorrerla con mi mirada en la penumbra del cuarto intentando grabar en mi memoria aquella fascinante experiencia. Al poco abrio los ojos y me sonrio llena de felicidad tal como pude apreciar a traves de sus expresivos ojos. Despues nos vestimos, tanteando en la oscuridad nuestras ropas, y sin que hubieramos podido aun percatarnos exactamente de nuestra apariencia fisica, nos despedimos con un intenso beso. Ella se marcho en primer lugar. Yo lo hice a los pocos minutos, pague la cuenta del hotel y regrese a mi ciudad, a mi hogar y a mi rutina.
Sigo chateando con Laura casi todas las noches y vivo con la esperanza de volver a sentir su cuerpo junto al mio. He meditado mucho sobre la insensata fantasia en la que me hallo inmerso, que me ha privado de lucidez en la percepcion de la realidad. En todo caso, aunque esta historia concluya, se que jamas podre olvidar a esa mujer que ha logrado seducir mi ser y ahogar con su magia las fibras mas sensibles de mi percepcion, colmandome de un placer tan sublime como jamas podre experimentar.



Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.