Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (53)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (157)
Flechazos (32)
Gays (301)
Heterosexual (919)
Incestos (383)
Infidelidad (301)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (191)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Jovencitos
Valor de este relato: 5.00
Enviado por: thbgbss


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Laly, Cosi y yo (niñas de 18 y 19 años) 6ta Parte


Cumpliendo mi sueño

Esta es el capitulo final de mi relato. Como les adelanté en mi ultimo relato, en esta parte les contaré algo que supera con creces el hecho de que una mujer te haga sexo oral mientras le haces sexo oral a una niña de 18 años. Ocurrió una tarde. Yo estaba solo en mi casa, ya que mi trabajo me permite librar días de semana. Mi novia estaba trabajando, y yo estaba realmente aburrido. Estabamos en vacaciones escolares, asi que Cosi había quedado en ir a mi casa a visitar a mi novia. Yo realmente no le di importancia al asunto hasta que ella tocó mi puerta. Entonces comprendi que estaría solo en mi casa, con aquella niña a la que había tocado mientras dormia, y a la que le había hecho sexo oral dos veces, delante de mi novia, a la que había visto desnuda, aunque fuera de espalda, pensando en ella me había masturbado tantas veces, y ahora estaba aquí en mi casa, solo conmigo. Estaba algo nervioso, sin embargo ella parecía pensar igual que yo. Asi que decidi probar suerte, igual no tenia todo el dia para estar con ella. Mi esposa llegaría en unas horas. Asi que le dije que estaba aburrido y le propuse hacer algo. Jugar verdad o reto. Ella accedió y luego de un precalentamiento con retos estúpidos, decidi lanzarle el r eto que había estado esperando: la reté a que me dejara hacerle lo que le había hecho en la piscina. Ella se apenó, pues sabia lo que eso significaba. Estábamos solos, no había manera de cohibirse en esta oportunidad, le iba a hacer sexo oral tal y como se debe hacer. La dulce niña, nerviosa y temblorosa, se recostó en la cama. Llevaba unos pantalones cortos, muy cortos. Se lo desabroché, mientras ella llevaba sus manos a la cara, como en la piscina. Yo le dije que solo se relajara. Que solo era un juego. Baje lentamente sus pantalones. Esta vez le haría sexo oral como debía ser. Debajo tenía un cachetero. Pero antes de arrancárselo como quería, levante un poco su blusa para ver su abdomen plano y firme. Comencé a besar y lamer su ombligo, ella se retorcía. Acaricié sus piernas por fuera, y luego tras las rodillas, luego entre sus piernas, y comencé a subir, ella instintivamente comenzó a abrirlas poco a poco. Subí la mirada a su sexo y pude ver ese pequeño bulto que ella escondía debajo de su ropa interior. Y ahora, en vez de las manos, comencé a usar la lengua. Desde sus rodillas fui subiendo lentamente hasta casi alcanzar su entrepierna. Luego me desvié hasta su ombligo. Lo besé y lo lamí nuevamente, y luego bajé por su vientre hasta el borde de su ropa interior. Olí, el olor a sexo en la vulva de una niña de 19 años. Apreté mi nariz contra su sexo sobre su ropa íntima, luego la mordí. Gran cantidad de carne para una personita tan joven. Luego mordí el borde de su cachetero y comencé a jalar hacia abajo. Ante mí se reveló ese vulvita que tantas veces había tocado. Era más grande y mas jugosa de lo que esperaba, algunos pequeños pelos se asomaban, esta tan húmeda que un hilito de flujo quedó entre el cachetero y su vulva. Luego tomé sus piernas y las abrí aun mas. Ahí estaba esa vulva que tanto había deseado. Me acerque lentamente y comencé a lamer su vientre nuevamente. Nada mejor que retrasar ese momento en el que se tocarán la lengua y el clítoris. Luego bordeé, sus labios mayores hasta la separación entre su vulva y su ano, y subí un poco hasta la entrada de su vagina. Ese sabor incomparable de los jugos vaginales de una niña de 18 años. Ella apretó mi cabeza con las piernas, y me dijo que no siguiera, pero esta vez no me detuve, y le dije que todavía no le había hecho nada. Empuje sus rodillas a un lado y seguí con lo mío. Bordeé su clítoris por arriba, y lo empujé hacia abajo, pero sin tocarlo, solo por la capucha. Finalmente terminé la tortura y le di una fuerte y larga lamida a su clítoris. Ella no pudo contener un fuerte gemido. Nunca había escuchado gemir a una niña de 19 años. Bueno sí, pero solo por videos. Seguí lamiendo, chupando, succionando y mordiendo su clítoris, mientras ella apretaba una almohada contra su cara. Mientras hacía esto, apreté sus nalgas con mis manos, las separé y presioné su ano con un dedo. Podía sentir como lo apretaba con cada pasada de mi lengua sobre su clítoris. Su éxtasis subía cada vez más y más hasta que finalmente explotó en el primer orgasmo de su vida. Su ano se contrajo muchas veces, y su orgasmo duró varios segundos, me atrevería a decir que más de un minuto. Luego de dejarla descansar un poco, volví a colocarle la ropa y ella quedó exhausta recostada en la cama. La felicité porque pasó el reto, y le dije que era su turno de retarme. Bien, este fue el último capitulo, espero les haya gustado. A pesar de lo que piensen, sí, es una historia real. Actualmente Cosi tiene 15 años. Ya tiene su cuerpo de mujer casi desarrollado, aunque mantiene sus senos pequeños. Lo que sí desarrolló fueron sus nalgas, como es común en las mujeres de piel oscura, y las agarro cada vez que deseo. Laly tiene 18 añitos, y ya su cuerpo empieza a cambiar y a ser más atractivo. Ambas son muy cariñosas conmigo y las toco disimuladamente de vez en cuando, aunque Laly se deja menos que Cosi. Finalmente, les tengo una noticia. Mi novia está embarazada, y de una niña. Que opinan, debería reformarme por el bien de esa niña? O cumplo el sueño de todo pedófilo de tener una niña en casa? Espero sus comentarios ;)


Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.