Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (93)
Azotes (23)
Confesiones (55)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (158)
Flechazos (32)
Gays (302)
Heterosexual (920)
Incestos (384)
Infidelidad (302)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (192)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (177)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Sadomasoquismo
Valor de este relato: 3.82
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Esclava por vacaciones
Me habia enseñado a mamarsela, a tragarme su leche y a adoptar todas las posturas para joderme pero una mañana, muy serio, me dijo: Querida, o bien cambias en el terreno sexual o te abandono.Me habia enseñado a mamarsela, a tragarme su leche y a adoptar todas las posturas para joderme pero una mañana, muy serio, me dijo: Querida, o bien cambias en el terreno sexual o te abandono.
Me quede muy sorprendida. No entendi sus palabras y menos el tono con que me las dijo. Cuando pude reponerme, le pedi explicaciones sobre esa amenaza.
Aun te faltan muchas cosas para hacer en el terreno sexual si es que quieres que seamos perfectamente felices me contesto Solo hay una solucion para seguir juntos. Yo te quiero, pero deseo que seas mia por entero, mia como puede serlo un mueble, un objeto, un perro. Deseo que no tengas voluntad y me obedezcas en todo por extraño y dificil que te parezca.
No entendi nada pues pensaba que esto ya lo habia hecho en todo el tiempo que llevabamos casados, pero el queria mas, mucho mas. No dije nada. Quede silenciosa, esperando que me puntualizara lo que deberia hacer para conseguir esta felicidad completa de la que me hablaba.
Vas a prometerme siguio el que durante las vacaciones haras todo, absolutamente todo, lo que yo te ordene y sin rechistar.
?Como una esclava? pregunte casi en un susurro.
Exactamente, como una esclava sentencio.
Dude en contestarle, pero se lo prometi cuando me repitio lo de cambiar o abandonarme. Le amaba mucho y no queria perderlo.
Cuando al fin tomamos las vacaciones y llegamos al apartamento que todos los años alquilamos, mi marido no perdio ni un minuto recordandome mi promesa. Me ordeno que vaciara las maletas y colocara las cosas en su sitio mientras el iba a un recado, puntualizando que cuando regresara comenzariamos a realizar lo pactado.
Pase todo el dia muy nerviosa ya que, ni por asomo, podia imaginar lo que iba a ocurrir y tambien porque Pablo no regresaba. Lo hizo ya anochecido y no venia solo. Traia con el una pareja. El hombre, Miguel, era moreno, de buen ver, alto y cuerpo atletico. Ella era una mujer muy atractiva, se llamaba Irene y lucia sus esplendidos 25 años bajo una mini cortisima que desnudaba sus largas y bien torneadas piernas hasta casi las bragas y una apretada camiseta sin mangas que dibujaba totalmente la forma de sus grandes tetas y sus pezones puntiagudos ya que no llevaba sujetador.
Tras las presentaciones, Pablo me dijo que los habia contratado para realizar conmigo un reportaje fotografico muy especial. Mientras ellos preparaban las camaras, mi marido me dijo:
Recuerda que soy tu dueño y que debes obedecerme en todo sino ya sabes lo que ocurrira.
Desde las primeras fotos Pablo parecia transformado. Me hacia sentar con las piernas abiertas, mostrando mis muslos, me obligaba a tocarme los pechos por encima de la ropa, a sacar la lengua mientras pasaba mi mano por mi coño, sobre la braga, mientras me daba las ordenes gritando, insultandome y diciendome las mayores groserias. Pero lo extraño es que estas palabras, jamas oidas dedicadas a mi, y dichas delante de esta pareja desconocida, me excitaban de una manera anormal.
Bien, querida me dijo en un momento dado Ya esta bien de fotografias de colegiala. Ahora vas a actuar en plan puta, mostrando mas cosas, como el culo, tu gordo culo por ejemplo. Asi que empieza a desnudarte para que estos amigos te vean el cuerpo y tu coño de perra en celo. ?Venga, guarra, en pelotas... enseña el culo!.
Fisicamente creo que estoy muy bien, no soy muy alta pero poseo un cuerpo macizo, con muchas curvas, grandes pechos que se me aguantan tiesos, pezones gordos y salidos en el centro de grandes aureolas sonrosadas, vientre plano, culo, como dice mi marido, muy gordo y coño escasamente peludo.
Temblando, hecha un manojo de nervios, obedeci lentamente sacandome el vestido. A la hora del sujetador titubee un poco pero acabe por mostrar mis gordos pechos ya que, en definitiva los habia mostrado mucha veces en la playa, pero me costo decidirme a bajarme la braga. El coño no me lo habia visto nadie, salvo mi marido, pero la mirada que Pablo me dirigio me animo a obedecerle. Cuando iba, por fin, a sacarme la braga vi que Miguel se me acercaba. Instintivamente hice ademan de apartarme pero mi marido me grito:
?Quieta... recuerda que o todo o nada... ahora pues, zorra, vas a dejar que te soben el culo!.
Miguel, en el acto y con una sonrisa viciosa, me bajo la braga hasta las rodillas y sin previo aviso, tras sobarme las nalgas a placer, apretandomelas y abriendomela, empezo a meterme un dedo en el ano. A pesar de todo lo que habiamos hecho mi marido y yo, Pablo nunca se habia preocupado de mi culo. Lo tenia yo completamente virgen y aquella intromision me hizo lanzar un ahogado gemido al mismo tiempo que contraia el agujero, llena de verg?enza.
?Abre este culo de puta que tienes! me grito Pablo al notar mi reaccion ?Inclinate hacia adelante!.
Obedeci, notando como los colores me subian a la cara. Entonces Miguel se entretuvo en entrar y salir de mi ano con su dedo, como si me follara el agujero con el.
Es muy estrecha comento Miguel sin dejar de mover el dedo en mi culo, dirigiendose a mi marido.
Si, ya lo se le contesto Pablo Sera algo que arreglaremos mas tarde, pero ahora metele dos dedos.
Grite cuando, al meter el segundo dedo, me dio la sensacion de que mi ano se rompia. Tuve que apoyarme en una silla mientras Miguel me jodia, ahora mas dolorosamente, el culo con sus dos dedos. Afortunadamente, al poco rato Irene, ya desnuda, se me acercaba con sus bonitas tetas al aire y su coño a la vista. Su cuerpo se parecia al mio en cuanto a bultos y curvas pero al ser mas alta que yo quedaba mas proporcionada.
Apartando a su pareja me cogio de la mano despues de hacerme sacar por completo la braga y me llevo a nuestra habitacion, diciendome:
Vamos a montar un espectaculo para mi compañero y tu Amo. Colabora como la perra que eres y terminara por gustarte tu nueva condicion.
Era la primera vez que alguien trataba a mi marido de Amo, de mi Amo. Mientras ellos trasladaban la camara a la habitacion y nosotras ya en ella, Irene, añadio:
?Ponte de rodillas y comeme los muslos!.
Tengo que reconocer que con este tratamiento yo estaba a tope. Sus muslos prietos, el saberme retratada sin parar, desnuda y arrodillada, la ya desnudez total de los dos hombres, con sus pollas tiesas ante mi, me ponian a cien. Lami con poca gracia, pero lami aquella carne femenina, la primera carne femenina de mi vida. Irene, al cabo de un rato, se coloco de espaldas ante mi y me ofrecio su culo.
Al ver que yo dudaba, pues realmente no sabia que tenia que hacer, se inclino hacia adelante, ella misma se abrio las nalgas con ambas manos y dejandome ver el agujero de su ano, me dijo:
?Venga, perra, mete la lengua sobre mi ano, lamelo y aprende lo que es el beso negro!.
A pesar del asco que sentia, apunte mi lengua, la apoye sobre el moreno agujero y estuve lamiendoselo durante un rato mientras ella me decia:
Mira como los tienes, putilla, mira como estan sus pollas de duras y tiesas... pero ahora para, que deseo ir al lavabo.
Pense que tenia que levantarme pero antes de que pudiera hacerlo ella apoyo su culo contra mi cara, mi nariz en la raja de sus nalgas, y empezo a hacer esfuerzos. Con horror y asco pude ver perfectamente como su ano se dilataba. Antes de que yo pudiera reaccionar, Irene se lo estaba haciendo encima de mi.
Cuando acabo me echaron al suelo y entre los tres me lo extendieron por todo el cuerpo, procurando llenarme bien las tetas, el culo y el coño. Al acabar, me llevaron a la terraza dejandome tirada en el suelo. En mi vida me habia sentido tan sucia y no solo de cuerpo sino tambien de espiritu.
Creo que ahora necesitas una buena ducha dijo Irene tirandome del pelo y haciendome poner de rodillas.
Miguel se me acerco con su polla bien tiesa, la segunda que yo veia al natural. Aunque solo se lo habia hecho a mi marido, viendo como iba la cosa, pense que deseaba se la mamase asi que abri lo labios para tragarme su capullo pero entonces el, metiendomelo efectivamente en la boca, sin previo aviso, empezo a mearse. El orin, asqueroso, muy abundante y caliente, me lleno la boca, saliendose por mis labios, duchandome los pechos y desde alli el cuerpo entero.
Pablo, mirandonos desde el sofa, se hacia una paja, llamandome perra, puta, viciosa y otras lindezas. Cuando Miguel acabo de mearse continuo en mi boca haciendo el movimiento de follarme la cara. Ahora si que mame la segunda polla de mi vida y cuando se corrio me hizo tragar su esperma por completo. Al acabar de degustar aquel semen, me mandaron levantar y marcharme a la ducha.
Aun no habia acabado de secarme cuando entraron los tres en el baño, me secaron entre ellos, sobandome todo el cuerpo, poniendome a tope de excitacion pero sin dejar que me corriera, y mi marido me dijo:
La fiesta aun no ha terminado, ahora tengo ganas de exhibirte.
Me hicieron vestirme y llevaron a un sex shop cuyo dueño, al parecer, era amigo de Miguel e Irene. Era un hombre de unos 55 años que al verme me saludo, me toco el culo y me dijo:
Tu marido tiene razon, puton, estas muy buena y pienso que sere el primero en menearmela cuando te vea trabajar.
Sin darme mas explicaciones me metieron en una habitacion indicandome que tenia que ir haciendo todo lo que una voz, sin que yo viera de quien era, me fuera ordenando. La habitacion era pequeña, con una cama y toda clase de utensilios eroticos, algo que yo solo habia visto en peliculas porno o en revistas.
A los dos minutos se encendio una potente luz y una voz empezo a darme ordenes.
Acercate, levantate la falda... me gustan tus muslos... te los comeria... ahora desabrochate la blusa, lentamente... asi, eso es, lentamente... que te vea el sujetador... tocatelo... sacatelo... tocate las tetas... el pezon... asi... asi...
La voz parecia de un señor mayor y seguia hablando cada vez mas nervioso.
Ahora el culo, sacate la braga, enseñamelo... me gustaria tocartelo... lamertelo, abrirtelo....
Cuando, totalmente desnuda y despues de mil posturas, aquella voz me ordeno masturbarme, lo hice con ganas pues mi excitacion ya era imposible de soportar. Me corri de verdad, sintiendome una autentica puta. Pero aun no habia acabado de obtener el placer cuando una voz distinta comenzo a ordenarme otras posturas, otros gestos y asi, durante el resto de la noche complaciendo peticiones entre las que habia ordenes de meterme consoladores en el coño y en el culo sin parar de correrme como una loca.
Cuando por fin llegamos a casa, mi marido estaba muy satisfecho de mi actuacion y obediencia. Entonces supe que aquella habitacion donde me habian metido, poseia mirillas en las paredes por donde me habian contemplado varias decenas de clientes pagando para ver mi actuacion y conociendo perfectamente mi cuerpo y lo viciosa que era.
Al dia siguiente, por la mañana, con el cuerpo aun roto de la sesion del dia anterior, me llevo a ver un partido de water polo, deporte al cual mi marido es muy aficionado, y en uno de los equipos tenia varios amigos.
Al acabar el partido me llevo a los vestuarios. Alli me presento a sus amigos y estuvimos charlando con ellos hasta que todos se fueron marchando menos cuatro.
Esta es la perra que os he prometido. Podeis hacer con ella todo lo que os venga en gana les dijo entonces Pablo señalandome y dirigiendose a mi añadio ?Desnudate para que te jodan estos amigos, venga, a pelo!.
En un instante yo estaba a pelo y los cuatro desnudos como yo. Las pollas me apuntaban amenazadoras, enormes y tiesas. Los cuatro se me follaron como les vino en gana mientras Pablo se la pelaba como un loco. Goce como lo viciosa que ya era y recibi la leche de macho en todos los agujeros de mi cuerpo. Parecia una pelota que va de mano en mano, desnuda e indefensa. Aquel dia fue la primera vez que tuve a dos hombres en mi cuerpo y por partida doble, la primera vez, por tanto, que me dieron por el culo, distendiendomelo y llenandome el recto de espesa y ardiente leche. Los cuatro me dieron por este pequeño agujero que, desde entonces, dejo de ser pequeño.
Parecia mentira la potencia de aquellos hombres. Cuando uno me llenaba el coño de leche, dejaba el lugar a otro de sus compañeros pero cuando el cuarto me habia llenado tambien el conejo de esperma, el primero ya estaba listo para perforarme el culo. Fue una sucesion de dolor y placer, de orgasmos y de corridas ante la mirada atenta y encendida de mi marido.
Cuando me llevo a casa casi no podia andar del escozor de mi ano, pero el sentir la leche como me resbalaba por los muslos, ya que no se donde habian quedado mis bragas, fue una experiencia inolvidable.
Puedo asegurar que soy una perfecta y obediente esclava. Por casa voy siempre desnuda y ya nunca llevo, por la calle ropa interior. Los amigos de mi marido, y muchos desconocidos, me han follado en todos los sitios imaginables, desde el interior de sus coches hasta parques publicos pasando por los lavabos de bares y discotecas. Tampoco es raro que cuando mi marido vuelve a casa, despues del trabajo, lo haga acompañado de un amigo, una pareja o de una mujer para que se me gocen y el disfrute viendolo mientras se masturba.



Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.