Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (93)
Azotes (23)
Confesiones (55)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (158)
Flechazos (32)
Gays (302)
Heterosexual (920)
Incestos (384)
Infidelidad (302)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (192)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (177)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Sadomasoquismo
Valor de este relato: 3.80
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Doma y castigo de una novia rebelde
Mi novia y yo tenemos algo mas de cuarenta años, somos separados y nos conocimos casualmente en una conferencia sobre arte; me fije en ella, estaba algo mas llenita que ahora, pero enseguida note que podia tener un cuerpo muy sensual. Coincidimos en la siguiente conferencia era un ciclo de varios sabados , nos hablamos y nos cruzamos telefonos y direcciones de email. Lentamente fui persiguiendola con emails, amables y solo muy ligeramente incitantes, hasta que la invite a cenar, en esa epoca todavia vivia con su marido y me dijo que era imposible, pero salimos a comer y le propuse claramente establecer una relacion, se nego, pero nos vimos algunas veces mas y segui con mis emails hasta que un buen dia tomando unas cervezas me permitio besarla, pero tuve que devolverla pronto a su casa.
Al dia siguiente me llamo y me dijo: llevame a cenar. Cenamos y mientras me dijo: Quiero estar contigo. Fuimos a un hotel y descubri un cuerpo muy erotico y a una gran folladora. Follamos muy a gusto pero con algo del sindrome de la primera vez, al acabar me dijo: la proxima vez sera mejor. A la mañana siguiente me llamo y me ofrecio pasar la noche en mi casa, ella tenia un concierto, pero vendria al acabar; llego sobre las doce y vestida de negro de la cabeza a los pies incluida la lenceria que luego descubri , estuvimos follando hasta las 6 de la mañana, cuando se fue a su casa y se lo conto a su marido. Al cabo de unos meses se separaron; durante ese tiempo fuimos saliendo y follando cada vez mas y mejor.
Ahora se que es una gran guarra y por eso me gusta. Se lo digo y sonrie y lo acepta. Le gusta ser guarra y ser tratada como tal.
Un buen dia le enseñe uno de mis metodos preferidos, le dije: no podemos hablar, yo me tumbo en la cama boca arriba y tu me montas, te pondre las manos quietas sobre las caderas y si te acaricio debes cabalgarme mas despacio y si sigo acariciando cada vez mas despacio, pero si te golpeo debes ir mas rapido y si sigo pegandote, debes follarme mas rapido, lo hicimos y como es logico le fui cambiando el ritmo continuamente, no se quejo del dolor, pero le deje el culo y los lomos (a la altura de la cintura) completamente rojos; confeso que habia sido fabuloso. Pense que podia ser una buena masoca.
En sesiones siguientes, probamos todas las posturas posibles y un buen dia empece a tocarle el ano, se sorprendio, primero le meti un dedo y luego dos y vi que disfrutaba, asi que con ella boca arriba le separe las piernas, le puse la punta de la polla en el ano y empuje al principio suavemente y luego con fuerza, hasta clavarsela entera, grito... fue una enculada fabulosa. Me confeso que siempre lo habia deseado pero que ni su marido ni otras parejas habian sabido hacerselo. Comprobamos que la habia rajado ligeramente, pero me dijo que era un dolor placentero.
Semanas mas tarde, despues de alternar mamadas maravillosas, polvos en todas las posturas, repitiendo muchas veces el de alternar caricias y fuertes golpes y tambien buenas enculadas, decidi introducirla al sado, especialmente el pegarla en el culo (que lo tiene hermosisimo) con una espatula, con cinturon o con latigo.
Al principio se nego y solo aceptaba algunos cachetes y algun correazo estando de rodillas sobre un sofa, pero se negaba a los mas fuertes y a que lo hiciera con una alpargata, ya que eso dijo que era demasiado humillante.
En otras sesiones, para intentar anular su resistencia, le tape los ojos con una corbata oscura, para que no viera y asi sintiera mas su piel y no pudiera saber ni donde yo estaba o con que iba a golpearla. La obligue a situarse a 2 metros de una silla, con las piernas bien separadas y poner las manos sobre el respaldo. Asi le era mas dificil moverse y exponia bien su culo. La pegue a conciencia en nalgas, muslos y lomos, primero con las manos y luego con una espatula larga de madera y con un cinturon de lona que ella me habia regalado, acabado en una leng?eta de cuero, se quejaba y entonces le hacia algunas caricias y le permitia descansar de su posturita y de rodillas frente a mi, chuparme la polla que estaba durisima y ya empezaba a gotearme ese liquido inicial que pronto habiamos descubierto que le encantaba , fue una larga sesion, al final de la cual confeso que sentirse esclavizada y golpeada era otro de sus sueños no realizados, en los cuales tambien soñaba con ser golpeada con un latigo o un cinturon en la espalda. Pidio: Pero por favor no te pases, tengo miedo, no se como va acabar esto, me gusta pero me asusta.
Esto fue el inicio de muchas y variadas sesiones de azotes, acabadas en polvos freneticos. Descubri que le gustaba quedar marcada por mi. Me gusta llevar marcas tuyas, soy de tu propiedad.
A partir de ahi, las palizas y la doma siguieron. Acepto todos mis caprichos sexuales, incluso tragarse mi leche despues de mamarmela o despues de que me la cascara con la mano. Estaba dominada. Pero no podia pasarme ni en la intensidad ni en la dureza de los golpes. Era casi perfecta.
Ahora ademas lleva en la parte interior del muslo unos grandes moretones que le hago pellizcando con fuerza una buena porcion de carne y piel, primero en sentido vertical y luego horizontal, para reforzar el dolor y la marca. Si alguien lo prueba vera que quedan marcas grandes y hermosas, recomiendo dar a morder una toalla a la chica, ayuda a soportar el dolor y acalla los gritos. Pero esto de los pellizcos empezo al final de una sesion muy especial.
Un viernes tuvimos una violenta y desagradable discusion por un asunto en principio muy tonto, pasamos una mala noche en mi casa y a la mañana siguiente le dije: ?Dejame tranquilo, vete!. Se fue y estuvo enviandome emails y mensajes al movil pidiendo perdon y regresar a mi lado, a los que yo no respondia o simplemente le decia:NO o dejame tranquilo.
El domingo siguio igual, hasta que en un mensaje me dijo: Podria venir a tu casa, me atas o haces lo que quieras y me castigas, incluso en la espalda y tan fuerte como te de la gana, soy tu esclava, no quiero dejar de serlo. La oveja volvia al redil y mas mansa que nunca.
La coloque en la postura que he explicado y le dije No puedes ni hablar ni quejarte, solo para decir basta y largarte, si no puedes aguantarlo. Pero si te vas, no me volveras a ver mas, tu misma. No quiero perderte, eres una zorra y una gran guarra y me das mucho placer, pero tu decides.
Inicie el castigo golpeando con fuerza las nalgas con una alpargata, cosa que le habia parecido antes tan humillante! y le explique con que la pegaba. Segui bajando por los muslos y pantorrilla con una espatula y luego las plantas de los pies con una fusta y con cinturon. En algun momento se retorcio de dolor, pero no se quejo.
En otras sesiones habia empezado por golpes mas suaves, para activar la circulacion, pero hoy era un castigo verdadero, no un juego, asi que en cada zona o con cada instrumento pegue desde el inicio con fuerza y con saña. Era tambien una venganza y no solo un castigo.
En todos los casos castigue amplias zonas de piel, pero insistiendo en algunos para acentuar el dolor y la consecuente marca posterior. Algun gemido muy reprimido me iba indicando donde mas le dolia y ahi era donde yo mas insistia en el castigo. Algunas partes de las nalgas y muslos empezaron a amoratarse. Acaricie su espalda y estaba humeda de sudor. Agarrando el cinturon con fuerza le azote la espalda a placer, hasta ese momento no habia gemido tan alto, ante un par de zurriagazos secos, gimio de nuevo y le pregunte:?Es que quieres marcharte?.Nego con la cabeza y le di permiso para hablar.Solo quiero ser tuya, castigame .
El siguiente paso fue retorcerle los pezones varias veces y en todos los sentidos, no se quejo, solo ladeaba ligeramente la cabeza, sin intentar huir de mis manos. Le dije acabaremos con dos sorpresas, algo nuevo. Me sente entre sus muslos y le aplique sendos pellizcos que explicado, con fuerza y tirando hacia fuera; la suave piel interior de sus muslos quedo roja y estriada.
Y luego el remate final. Volvi a golpearle la espalda, pero esta vez por el borde y a la altura de los pechos de forma que el cinturon pegaba en el costado y se doblaba avanzando hasta rozar o golpear el pecho. Despues de varios golpes de prueba, que ella no entendia, acerte con la distancia adecuada para dar en el costado de la espalda, en la teta y en el pezon a la vez. Le dolio mucho.
?Ya entendiste mi intencion?... y afirmo con la cabeza.
Aun no habia acabado de mover su cabecita cuando descargue otro golpe identico en el otro costado, dandole en parte de la espalda, en pleno pecho y rozando con fuerza el pezon. Repeti estos golpes maravillosos un par de veces a cada lado y vi como estaba temblado de dolor y de miedo.
Me coloque detras de ella, puse mis dedos de nuevo en sus maltrechos muslos y pellizque con fuerza en ambos lados, sobre los pellizcos anteriores. Gimio y se retorcio. Las marcas le duraron mas de 2 semanas. Acerque la mano a su vagina, meti un par de dedos y estaba mojada como nunca. Le dije: Quizas te gustaria que te follase, ?verdad?. Afirmo con la cabeza sin hablar.
Sudaba a mares, entonces le ordene ponerse el respaldo de la silla a altura de la barriga, doblarse sobre el y apoyar los brazos y manos en el asiento. Antes de que pudiera terminar de apoyarse, separe sus nalgas, meti mi polla por su ano, y sin contemplaciones abri su culo con fuerza. Era la primera vez que la enculaba sin contemplaciones, las otras veces habia sido muy delicado. Grito de dolor. Bombee entre sus nalgas golpeandolas con el reverso de mis manos con toda mi fuerza. Yo queria que le doliera por dentro y por fuera, asi que saque y clave la polla repetidas veces con toda la fuerza posible, sin miramientos. Fue una enculada matricula de honor.
Asi termina tu castigo: con tu cuerpo golpeado y marcado y tu ano reventado. Asi estas mucho mas hermosa. Eres una guarra y una puta. Docil, sumisa y entregada puedes ser mia, jamas vuelvas a cabrearme. ?Como te sientes?
Me siento tuya, hazme lo que quieras y cuando quieras
Eres una puta
Soy tu puta. Soy una puta.No me dejes.Me gusta ser de tu propiedad. Puteame



Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.