Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (93)
Azotes (23)
Confesiones (55)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (158)
Flechazos (32)
Gays (302)
Heterosexual (920)
Incestos (384)
Infidelidad (302)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (192)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (177)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Incestos
Valor de este relato: 4.27
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Ampliando la familia
Lo que relatare ahora, fue algo que me conto mi amigo y hoy se los transcribo tan identico como el me lo conto a mi, haciendo un esfuerzo por recordar
El comenzo su relato asi...
Me sucedio hace tres años aproximadamente. tengo 22 años y una bellisima madre de 40, de sensual aspecto, cariñosa y muy mimosa. Separada, vivimos juntos con una hermana de 20, tan hermosa como ella.
Nunca las habia contemplado, ni a mi madre ni a mi hermana, como mujeres, fuera de comprender tanto la realidad de su belleza, como que somos consanguineos.Mi madre era maestra en un cuarto grado de una escuela, y muy querida. Volviendo una tarde de la universidad donde yo estudiaba, la encontre llorando, pese a que trato de disimularlo. Acortando, me dijo que un profesor, al cual yo no conocia, trataba infructuosamente de seducirla, alentado por algunas concesiones de ella, pero que no habia querido proseguir por no amarlo.
El tipo era un pesado y la estaba comprometiendo ante los ojos de sus colegas, y esa noche, durante la cena, nos confeso a mi hermana y a mi, que le habia dicho que tenia ella ya un amante, y que ese fin de semana iria con el a un hotel de una playa alejada de Buenos Aires, y el tipo no la creyo, y ella, imprudentemente, le dijo a cual hotel iria, y tampoco le creyo; en fin, que el se iria a ese hotel ese fin de semana a buscarla, y ahora mi madre no sabia como salir del lio.
Mi hermana, Patricia, le dijo: que se fuera con alguna persona de confianza y se hiciera pasar por su amante, si, pero ?en quien confiar?. Riendo mi hermana dijo que me llevara a mi. Nos miramos y reimos, y entonces la cosa fue cuidadosamente planificada entre los tres.
Ese viernes nos fuimos en el coche, un dia antes, a fin de preparar todo. Llegamos, ella dio su nombre, callando el mio, y sospecho que pensaron en la administracion que la hermosa señora se llevaba consigo a un amante. Entramos finalmente en la alcoba con una sola cama de matrimonio, a pedido de ella, y acomodamos la ropa, algo nerviosos y yo con una extraña sensacion de estar cometiendo una locura.
Esa mañana, decidimos irnos a la playa privada del hotel; estaba con una bikini despampanante, y sus senos, turgentes y duros para su edad, querian escaparse del breve corpiño; no pude menos de mirar el hermoso triangulo de su bajo vientre, apenas cubierto por la malla, y para mi desesperacion, mi pene se puso tieso, y notandose perfectamente el bulto debajo de mi pantalon de baño. Ella me miro, se ruborizo, y riendo me dijo que me comportara como un novio, para que los pasajeros no sospechasen nada; me tomo de la mano, y corrimos como dos chicos hacia el agua; durante un rato, jugueteamos hasta que de pronto, yo me sente en el fondo de arena, cubierto apenas hasta el pecho por el agua, y ella instintivamente, se sento entre mis piernas abiertas de espalda a mi, y nos quedamos quietos en esa erotica situacion. Creo que no se daba cuenta de lo que sucedia, pero a mi, mi palo se endurecio nuevamente y sin poderlo evitar, se lo apoye a lo largo de su trasero, hermoso y turgente, y me aprete a ella; mama no decia nada, hasta que mirandome dijo
.Como deberemos besarnos cuando llegue ese desagradable tipo, empecemos ahora... y ademas, ante todos, somos novios.
Me ofrecio sus labios, y crei desmayarme del susto; al comienzo fue un beso suave, pero cuando ella separo los labios, y mi lengua entro en su ardorosa y perfumada boca, se hicieron apasionados y terminamos jadeando. Sin darme casi cuenta de un posible un rechazo, subi mis manos que estaban en su cintura, y la tome por los pechos por encima de la bikini; suspiro, y acepto la caricia. Perdi la nocion del tiempo, de la gente que estaban bañandose, de que la mujer que tenia apretada era mi propia madre, que era todo eso una locura, y mi lengua entraba y salia de su boca, nos intercambiabamos la saliva como si fuese una droga de amor, y mis dedos apretujaban sus tetas en una caricia incestuosa y ardiente.
Despues, cuando salimos del agua, en silencio, timida, ella se colgo de mi brazo y nos dirigimos al hotel; nos cambiamos de ropa, sin que comentara lo sucedido, y bajamos a almorzar.
Hubo un corto silencio y luego ella me dijo cariñosa y tierna:
.Escucha hijo... esto que sucedio en el mar, me ha gustado mas de lo que suponia, y no me arrepiento, pese a que nuestros besos fueron muy... muy poco de madre e hijo... se sonrio al decirlo: pero deberemos repetirlo mañana cuando venga ese desgraciado y nos sorprenda...
En realidad, la cosa habia sido armada asi: el conserje lo haria pasar, cuando llegara, pero nos avisaria por telefono de su arribo, y yo estaria con mi madre en posicion inequivoca como si nos estuviesemos amando, y permitir que nos viese.
Fuimos a mi pedido a bailar a una boite que me habian recomendado por discreta y agradable.
Ella se rio a mi invitacion: .?Lo unico que faltaria que nos viera algun conocido, yo bailando con mi propio hijo en una confiteria...!Pero acepto. Se puso una minifalda, y una blusa casi transparente, que dejaba ver su corpiño cubriendo sus hermosos senos. Pedimos unas bebidas, y comenzamos a bailar. Nos olvidamos del parentesco; en una pieza brasileña, yo bailaba con ella quien me daba la espalda y apoyaba su cabeza en mi hombro como esa mañana en la playa, y sentia su trasero, duro y ampuloso apretado contra mi vientre, y mi pene, durisimo, lo acomode en la hendidura de sus nalgas, y bailamos asi abrazados, hasta que le susurre: .?Mama... dame tu boca...!
Sin decir nada, volvio su rostro y mi boca se adhirio a la suya, que estaba abierta, y besos que nos dimos nada tenian que ver con lo de la mañana, por su ardiente voluptuosidad y pasion.
El baile fue algo enloquecedor: me frotaba contra ella, buscando las ocasiones para con los movimientos acomodarle bien mi pene entre sus nalgas, y lo peor o lo mejor para mi, era que mama gozaba con esto, y proyectaba hacia mi, su trasero, apretandolo contra mi vientre, buscando mas intimidad en el roce, mientras tratabamos de besarnos en largos besos de lengua, humedos, jadeantes.
Yo estaba a punto de acabar en mis pantalones, pero por suerte la musica termino, y en silencio, agitados, regresamos a nuestro sitio en el reservado; sentados muy juntos, nos miramos, y envalentonado por su hermosura, la noche y el deseo que me invadia, rodee sus hombros con un brazo y la atraje hacia mi. Cerro los ojos cuando mi boca busco la suya, y con un largo suspiro se abandono. Mi otra mano se poso sobre su vientre, sobre la corta falda, y cuando hurgue entre sus muslos, mama los separo y pude alcanzarle el sexo que estaba empapado; de alli, temeroso de que se molestara, subi en mi caricia, y le abarque una teta, ahora por debajo de la blusa. .?Hijito, por favor, no sigas...! ?Por favor querido...!
Senti su angustia, y obedeci; no podiamos separar nuestras bocas, y ya casi no podiamos respirar bien, cuando mi mano se poso en su pequeño pie, calzado con unas preciosas sandalias blancas de tirillas, tipo pulsera, y comence largas caricias, ella suspiraba, sentia sus estremecimientos, jadeaba de deseo mal contenido, y poco a poco volvia a ascender, llegue con mi mano a la tersura de sus muslos, y nuevamente alcance su vulva, y la acaricie, sin atreverme a llegar mas lejos, aunque estaba loco por meterle los dedos.
Esa noche, al acostarnos, ella vestia un camison muy sensual, y le dije que yo dormiria en el sofa de la habitacion. .?No seas tonto... dormiremos juntos...! ?Acaso no soy tu madre?
Entre nosotros no puede haber nada malo. .?Y si lo hubiese? mi pregunta se escapo y la vi sonrojarse: .Entonces no te permitiria dormir conmigo... pero no hay cuidado... De lo cual yo no estaba muy seguro.
Calculen lo que pasaba por mi mente: yo era joven y ardiente, tenia a mi disposicion casi, a una mujer sumamente bella, muy sensual y cariñosa, y durante la mañana la habia besado apasionadamente y manoseado sus pechos; durante el baile, no habia sido mi madre, sino una ardiente compañera; en ese momento de acostarnos, mi pene era una madera de duro y grande; ella se pego contra mi cuerpo, y me atrevi a pasar un brazo debajo de su cabeza, sin oposicion, y de comun acuerdo, nos acercamos el uno al otro acostados de lado; fue una especie de acuerdo tacito, cuando nuestras bocas se encontraron, y durante largos minutos, nuestras lenguas se buscaron jadeantes, se enroscaban una contra la otra, lamia sus encias y mi pene se acomodo a lo largo de su vientre; ella suspiraba entre jadeos, pero no sucedio nada mas, excepto que yo tuve un orgasmo y le empape el camison.
Al dia siguiente, durante el desayuno, nos mirabamos como amantes, enamorados y cariñosos. Tomo su mano por encima de la mesa, que me entrego, y nuestros dedos se entrelazaron, mientras ella se ruborizaba una y otra vez.Despues, durante el baño en el mar, se repitio lo del dia anterior, pero esta vez, deje uno de sus senos libres, y baje la mano hasta su vulva, y con un estremecimiento, su lengua enredada en la mia, permitio que yo le acariciase su sexo.
Esa noche, nos preparamos para la comedia: se puso un baby doll rosado, pero cuando se tendio en la cama, se quito el calzon del mismo, y con las piernas apretadas, ruborizada, los ojos que no se quitaban de los mios, espero que yo me desnudase, y luego, esperamos estrechamente abrazados, pero yo temia que el individuo relatose su rabia con un escandalo o peor; dio un salto asustada cuando el telefono de la conserjeria aviso, y con un grito me dijo apremiante:
.?Pronto, acuestate encima mio y haz que me estas penetrando...!
Asi lo hice: ella separo sus bellisimas piernas, y me acomode entre ellas, y mi pene, duro y grueso, se acomodo contra su vulva desnuda y humeda, a lo largo de la misma, quedando entre sus labios como dentro de un estuche caliente y humedo. Nuestras bocas se pegaron, en un beso ardiente, y comence a moverme con los movimientos de coito, como si estuviese dentro de ella: se sintio abrir una puerta, (habiamos dejado un velador encendido que apenas iluminaba la escena), enseguida unas palabras soeces, pasos rapidos, y un portazo de salida: todo habia concluido para mi madre.
Pero algo sucedio: no me aparte de ella, y seguia moviendome encima de ella, frotando mi pene contra la entrada de su vientre; mi boca seguia pegada a la de mi madre, y vi que cerraba los ojos dulcemente.
Entonces, loco de amor y de lujuria, eleve mis caderas, y suavemente, le apoye el glande en la entrada de su vagina; no dijo nada, su boca seguia ardientemente adherida a la mia, y jadeaba, no trato de cerrar las piernas, y como no protesto al sentir mi glande entre los labios de la vulva, empuje, mi pija, dura como un palo, caliente como el fuego, le entro totalmente en la concha, arrancando de su boca un largo gemido de pasion.
Fue una locura: ?me estaba cogiendo a mi propia madre! ?Era un incesto de madre e hijo! No me importo y a ella tampoco: elevo sus piernas desnudas, y me rodeo mis caderas con ellas, en un abrazo de intensa lujuria. Yo comence a moverme de arriba a abajo, entrando y retirando casi mi miembro de su vientre, y ella, gimiendo, me acompañaba en su delirante entrega.
Emitio un largo y apasionado gemido cuando mi semen inundo su vagina, caliente y abundante, y comenzo a moverse enloquecida acompañando mis espasmos de pasion.
Fue en realidad nuestra noche de bodas, y a la mañana, empapados de semen y flujo, nos despertamos entre asombrados recuerdo.
.?Que hemos hecho? ?Eres mi hijo...! ?Soy tu madre...! murmuro temerosa.No la deje que pensara mas sino que me tendi encima, busque su vulva con mi miembro nuevamente duro, y se lo meti, haciendola olvidar sus temores. Entonces, su entrega fue total, y se transformo en una ardiente y deliciosa amante.Terminamos exhaustos; se acodo a mi lado y me miro pensativa.
.?Que ocurre mama...? ?Estas disgustada por esto...? .No hijo... solamente pensaba en lo amoroso y apasionado que eres... y tengo que confesarte, que estoy enamorada de ti... como una jovencita... como una novia. .Mama... respondi emocionado: Yo estoy locamente enamorado tambien de ti... y eso me asusta un poco. .?Porque amor mio...? .Porque eres mi madre, porque te amo como a mujer, porque soy tu hijo, y porque me enamore de ti...Enrojecio de placer. Me beso largamente en la boca, y su mano busco y asio entre sus suaves dedos mi pija, endurecida nuevamente, y murmuro mientras me la acariciaba: .Cojeme otra vez, amor mio... y olvidemos que somos madre e hijo... somos ahora marido y mujer... y agrego mientras se trepaba encima de mi, buscando meterse mi pene: soy tu mujercita, mi amor... soy tuya ahora y siempre... ?Ahhhh...! estaba totalmente empalada con mi carne, y cayo sobre mi pecho moviendose lubricamente, mientras yo lanzaba dentro de su ardiente vagina, un chorro de caliente semen que le inundo el vientre.
Cuando nos dormimos, ella encima mio, aun tenia dentro de su vagina, mi pene casi tan duro como al principio.Al dia siguiente emprendimos el regreso, pero a medio camino nos detuvimos a dormir en un motel, y tuvimos otra noche inenarrable.Cuando llegamos, mi hermana, Patricia, me comento que mama parecia cambiada, mas alegre, mas cariñosa, y muy satisfecha. Entonces, le dije la verdad, porque me interesaba que supiese.
.Durante nuestra estadia en el hotel, la cogi... .?Pero es nuestra madre...y la puedes dejar preñada! exclamo alarmada, con cara de susto.Entonces tuve que explicarle lo sucedido, cuanto nos amabamos, la locura de la relacion y la vi interesada. Una mala idea me cruzo por mi mente:
?Seria hermoso, Patricia, que mama, salga preñada y asi tener relaciones contigo tambien, ya que eres mi hermana y ademas muy hermosa total, asi tengo a mi familia y todo queda aqui entre nosotros, que te parece, ya habiendo comenzado...!
Y si mama salio preñada teniendo a los nueve meses, una linda mujercita, que hoy lleva el nombre de claudia.!
Y Patricia me acaba de dar una buena noticia que el examen de embarazo le salio positivo y ojala sea tambien mujercita.
Buena esa fue la historia de mi amigo.
Hasta en otra ocasion




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.