Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (53)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (157)
Flechazos (32)
Gays (301)
Heterosexual (919)
Incestos (383)
Infidelidad (301)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (191)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Infidelidad
Valor de este relato: 3.73
Enviado por: jesus ruiz


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Una empleada muy putona


Queridos lectores el evento que les voy a platicar hoy me sucedió un par de años o sea en 2012. En una fiesta donde se celebraba el 1ro. de mayo, los burócratas desfilaron por el centro cívico de la ciudad para hacer sus demandas laborales y una vez pasado este, los directivos sindicales les ofrecieron una gran fiesta, donde asistimos tanto compañeras como compañeros, ahí me tope con una mujer que pertenecía a otra dependencia diferente en la que yo trabajaba, nos presentamos y salimos a bailar, al paso del tiempo llego la noche y ella me dijo que se sentía un poco incomoda en el lugar ya que había demasiado ruido y que si por qué no la invitaba a otro lugar, yo la vi y note que las cervezas le estaban haciendo efecto, y salimos del salón hacia el carro y platicando me dijo que le gustaba y que quería estar a solas con migo, yo le comente que si traía carro y me dijo que no, que había llegado a la fiesta con unas amigas pero que todas ya se habían ido, pero que no había ningún problema si yo la llevara a su casa, le pregunte si vivía sola y me dijo que si, la subí a mi carro y le pregunte por donde era su dirección y salimos del estacionamiento, llegue a un súper y compre unas cervezas, ella me pidió unos cigarros, regrese al carro y le di hacia su casa, llegamos, nos bajamos abrió la puerta y me hizo pasar, me dijo ponte cómodo yo mientras voy al baño porque ya no aguanto, acomode las cervezas en el refrigerador y abrí una, me la empecé a tomar y al rato llego con una bata que le transparentaba todo su cuerpo, traía una tanga que le marcaba muy bien sus caderas y sus tetas estaban bien formadas, mostrando sus pezones bien paraditos, yo me hice el disimulado y le di una cerveza, me comento que tipo de música me gustaba y yo le respondí que la que ella quisiera ya que era universal, me agarro de la mano y nos dirigimos al sonido y puso una pieza muy romántica , me abrazo y nos pusimos a bailar, sus pezones rozaban mi pecho y su respiración hacia que sus tetas crecieran de tamaño, lo cual me excitaba , ella puso sus brazos sobre mi cuello y yo aproveche para tomarla de sus caderas y juntar su cuerpo junto al mío, sintiendo ella que mi verga le rosaba su muslo, lo que le provoco que su respiración se acelerara, momento que yo aproveche y le di un beso, que ella respondió, de tal manera que ella me dejo sin aliento, después bajo su mano y me toco mi verga que me empezó a crecer, diciéndome que por qué no la dejaba salir, ya que parecía que iba a reventar, yo de inmediato me desabroche el cinturón, lo que ella aprovecho para bajarme los pantalones, se agacho y sobre mi trusa empezó a lamberme mi verga, lo que hizo que mi piel se pusiera chinita, yo la agarre del cabello y le pregunte si quería verla y ella me dijo que sí, me baje mi trusa y salto mi verga hasta su boca, la cual con su lengua le dio unos lengüetazos, lo que hizo que se me paro a un más, ella sorprendida del tamaño la empezó a mamar metiéndola poco a poco en su boca, hasta llegar a mis huevos, la saboreaba tan rico que no la quería sacar y con su propia lengua me lambia mis huevos y empezó a sacarla y meterla de nuevo toda en su boca, y me decía que rica está tu verga papito, quiero que me la metas por mi panocha que ya está toda mojada, la agarre entre mis brazos y la coloque en el sillón de la sala, la puse de perrito y se la metí por su panocha que ya estaba bien mojada, al sentir la cabeza levanto más sus caderas para que mi verga entrara y se empezó a mover de tal forma que en cada movimiento ella misma se la empezó a ensartar, y diciéndome así papacito métemela hasta el fondo, la quiero toda y yo empecé el entra y saca y en cada metida ella gemía de placer, moviendo sus caderas al ritmo que yo entraba y salía, así estuvimos un rato hasta que ella tuvo dos orgasmos seguidos, la volteé y le abrí sus piernas y la ensarte de nuevo, envolviéndome ella con sus piernas mi espalda, lo que aproveche para prenderme de sus pezones que los tenia bien erectos, dándole placer mamándole sus ricas tetas, en eso ella tuvo otro orgasmo y yo le regale mi leche en su panochita, en el momento que ella se movía alocadamente de placer, terminamos y nos separamos, nos abrazamos y ella dijo que rico mi amor y me dio un beso apasionado, me pidió que le sirviera otra cerveza, al levantarme le dije que si no tenía otra cosa para tomar y ella me dijo que tenía un buen tequila del cual yo me serví, mientras ella tomaba sus cerveza, lo que yo aproveche para ir al baño y asearme mi pene que estaba lleno de mecos de ambos. Salí y ella me dijo que me sentara a un lado de ella, me dio un beso y bajo a mis tetillas, me beso todo mi cuerpo y empezó a mamarme mi verga y de nuevo poco a poco se puso dura , me lambia mis huevos y subía con su lengua por todo el tronco hasta llegar a la cabeza y con su lengua la empezaba a explorar, le daba unas mamadas a mi verga que me calenté de nuevo, yo le retire mi verga de su boca le abrí sus piernas y con mi lengua empecé a bajar por sus muslos bien formados, hasta llegar a su rica panocha que olía sabrosamente , le metí mi lengua y me apodere de su clítoris, que estaba bien hinchado y se lo empecé a chupar, ella se estremeció de placer, que sentí sus líquidos en mi boca de su extensivo orgasmo, metí más mi lengua en su panocha para saborear esos deliciosos jugos que sabían a miel, le agarre sus tetas y frote sus pezones que parecían dos volcanes en erupción, subí y me prendí de ellos, la hice que tuviera un orgasmo lo que yo aproveche para voltearla y poner sus caderas frente a mi verga, que quería explorar ese culito rico que tenia, con mi mano le puse un poco de saliva y empecé a introducirle poco a poco mi verga que ella recibía con unos movimientos sensuales, al sentir mi cabeza dentro de su orificio, ella gimió y me pidió que se la metiera toda, la jale con mis manos de la cintura y se la metí toda, gimiendo ella y moviendo su trasero de tal manera que sentía como sus entrañas envolvían mi verga y la desaparecía dentro de su culo, sus movimientos fueron acelerándose que mis huevos chocaban con su clítoris, ella tuvo otro orgasmo y yo empecé a venirme dentro de ese culo que me apretaba mi pene exprimiéndole la leche que salía, dándose unos sentones que yo sentía maravillosamente, la tome de sus tetas y me aferre más para que mi verga no se saliera y ella empezó a tener otro orgasmo, mientras que de su culo salía mi leche sobre mi verga, me invito a bañarnos, le empecé a enjabonar su espalda, su culito, su panochita, mientras ella me enjabonaba mi verga, nos pusimos abrasados bajo la regadera y nos empezamos a besar, yo le quitaba la espuma de su cuerpo y ella me empezó a masajear sabrosamente con el jabón mi verga, se agacho y me dijo papito quiero saborear esa leche en mi boca y se metió mi verga la cual se empezó a agrandar me dio una mamada tan rica que yo le avente mis últimos mecos en su boca y con su lengua se los relamía, se levanto y me dio un beso a sabor a mi lechita y me dijo que ricos papaíto. Yo me despedí de ella manifestándole que había pasado una noche maravillosa, ella me abrazo y me dijo cundo quieras venir te seguiré esperando me dio un beso y salí a la calle.


Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.