Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (53)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (157)
Flechazos (32)
Gays (302)
Heterosexual (919)
Incestos (383)
Infidelidad (301)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (66)
Sadomasoquismo (191)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Infidelidad
Valor de este relato: 4.00
Enviado por: Dianita


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Diana y Alfredo: Amigos de verdad parte 10.


Una vivencia de lo más extraña y de lo más excitante que he tenido

Mis amigos lectores….mis confidentes más secretos.

No sé si culpar a mi marido al haber abierto su boca y haberme confesado su fantasía sexual o culparme a mí, por haber tomado muy en serio sus palabras y haber cedido a un momento!

Después de todo lo que he pasado y que ustedes han tomado su tiempo para leer, en cada uno de mis relatos, donde incluso, describo como he intentado confesarle a mi esposo, que su fantasía, ya es una realidad, he repetido nuevamente mis encuentros con mi amigo, pero cada vez los encuentros se vuelven más morbosos.

Debo decir que en un inicio, no todo era sexo con mi amigo, y nuestros encuentros, aunque distanciados, alimentaban momentos de placer, pero últimamente, nuestros encuentros íntimos, estaban siendo más recurrentes y sentimos que estábamos cayendo en un error, por lo que mi amigo y yo, tomamos la decisión de darnos un espacio. Sin embargo, no era nada fácil, debido a que cada que nos veíamos Alfredo y yo, un hormigueo recorría nuestra piel, y nuestras miradas buscaban una invitación para sugerir un encuentro íntimo.

Todo ese tiempo, mi amigo y yo, tuvimos un trato por demás, de solo amigos. En mi caso, trate de recuperar mi sexualidad con mi esposo aunque su cansancio y falta de respuesta en la intimidad, me hacía sentirme necesitada. Alfredo me confeso que le paso lo mismo, ya que su esposa, al trabajar en otro Estado, le generaba que a su regreso a la Ciudad, llegara cansada y sin más ánimos que los de estar con sus hijos y descansar.

Fue entonces que ese martes, estando en el trabajo, y Alfredo fuera de la oficina concretando más clientes, me llamó para pasarle un domicilio que estaba anotado en su escritorio, y al estar ahí, encontré una tarjeta de un centro nocturno ubicado en la colonia Lindavista y la tomé para verla y llevarla a mi escritorio. Más tarde llegó Alfredo y después de cerrar pendientes laborales, regrese a mi escritorio y ahí encontré la tarjeta y se la lleve para que la guardara, pero sin decirle nada Alfredo me dijo: -Guárdala Dianita, es que un cliente que me comentó que ojala algún día lo visitara. Guárdala y si se ofrece, me pasas los datos-.

Así paso la semana y el viernes por la mañana, Alfredo me habló cerca de la una de la tarde, para indicarme mis tareas para ese día, y solo me informó que se había encontrado a un cliente, quien lo invitó a ver sus oficinas y después a comer. Debo reconocer que las actividades de Alfredo fuera de la oficina, estaban ayudando mucho, porque nos generaba un distanciamiento, que nos sabían a gloria por el hecho de que las tentaciones se alejaban de ambos.

Estaban ya dando las 2 de la tarde de ese viernes, y estaba por salir por mis hijos a la escuela, cuando mi esposo me llamó, para decirme que acababa de hablar a la escuela y que una de sus hermanas pasaría a recogerlos. Le pregunte el motivo y solo me indicó que quería que ese día nos fuéramos a tomar una copa y disfrutar la noche con algo de música que nos permitiera platicar. Me comento que quería que disfrutáramos la velada y que le gustaría verme mucho muy guapa –yo ya sé que cuando me dice eso, quiere que me vista muy provocativa-.

Cuando le pregunte a qué hora pasaría por mí, me sorprendió su respuesta:

- Mi amor, quiero pasar a las 9 a tu oficina, porque ya sé que todos los viernes sales muy tarde. Ahí paso a recogerte, Dile a tu amigo si no tiene problemas en que dejes ahí la camioneta en su negocio y después pasas por ella-.


Para ese momento, mi esposo no sabía que Alfredo no había ido ese día al negocio, y jugando pero previniendo cualquier otra oportunidad, le comenté:

-Ok mi amor, espero no se moleste Alfredo ya que como sabes, todos los viernes, hacemos corte y aunque ahorita hay mucho trabajo, me acercaré con el para pedirle ese enorme favor……aunque es casi seguro mi amor, que este favor, me llevara a quedarme otro día más tarde ehhh…..seguro me lo va a cobrar, ……. le pediré a Alfredo me deje salir a las 9 cuando tu llegues, pero……..en lo que voy a casa a arreglarme…..a lo mejor perdemos tiempo no crees? -.

Y nuevamente mi esposo me sorprendió con su comentario:

-Mi amor, te propongo lo siguiente. Aprovecha ahorita en el horario de recoger a los niños, pero no le digas nada a tu amigo que otras personas recogerán a nuestros hijos, y aprovecha ese tiempo para pasar a la casa a arreglarte, tan bella como a mí me gusta verte….siempre muy bella…..siempre muy atractiva. Pero sabes?...........lo único que no me gustará es que tu amigo te vea llegar bastante atractiva, y no pare de comerte con los ojos……..eso me tendrá muy inquieto mi amor........tu sabes porque ....... -.

Al decir esto mi esposo, y sin saber la ausencia de Alfredo en la oficina, mi mente en ese momento respondió muy atinadamente.

-Ok mi amor, …. Tu solo disfruta imaginarme…….echa a volar tu imaginación y disfrutame en tu mente…….yo sabre arreglarme para gustarte….solo a ti mi amor!!!!......si te comen los celos, solo piensa que solo tu me gozas como tu deseas. Lo demás, déjamelo a mi….. nos vemos a las 9 aquí. Besos!-

Desde ese momento, mi mente brillo y en efecto, tome el teléfono y llamé a Alfredo, para decirle que ya estaba toda la producción concluida y que si tenía inconveniente en permitirme dejar la camioneta en su garaje, después de explicarle que mi esposo pasaría por mí al trabajo para llevarme a cenar. Lógicamente no tuvo inconveniente y solo me pidió que asegurara cerrar todo bien, ya que el seguía con el cliente y que su esposa ese día le habló para decirle que llegaría hasta el sábado en la tarde, por problemas en la carretera y que por ello, su cliente lo había invitado a tomar unas copas en su bar.

Ya todo estaba listo y sin problema, así que se cerraron las actividades y me fui a casa a arreglarme a las 6 pm. Ese día quería volverme loca y volver loco a mi marido, y como ya sé que le gusta exhibir la belleza de mujer que soy y más le gusta que me muestre coqueta, pues me dedique a un arreglo especial para ese día.

Después de ducharme, y asegurar tener mi conchita totalmente depilada, me perfume el cuerpo con ese channel número 5, y buscar como impresionar a mi marido. La temperatura en esas fechas, eran más que cálidas, por lo que me maquille con profesionalismo, y me coloque una tanguita sumamente pequeña, que incluso parecía no traía nada. Yo se que las minifaldas le encantan a mi marido - creo que a todos los hombres- y me coloque una minifalda blanca, que parecía pintada a mis caderas y la hacían lucir poderosamente en cada curva y línea de mi cuerpo. Arriba no me puse sostén y me coloque una blusa color roja semi transparente, con un escote pronunciado que develaba la unión de mis senos pero a la vez, la falta de sostén. Me puse unas zapatillas muy altas y blancas que hacían juego con mi minifalda y lo complementé con…..una pulserita en mi tobillo.

Estaba coquetísima y muy muy atrevida!!! No debo negar que me guste yo misma al verme así. Al mirarme al espejo, pase mi lengua por mis labios, ya que en verdad, me mire como toda una mujer que era una tentación y una invitación a ser cogida por cualquiera!!.

Estaban dando ya las 8:40 de la noche cuando le hable a mi esposo para ver donde andaba con el pretexto de que lo estaba esperando en la oficina. Me indicó que estaba en camino y que llegaría muy puntual por mí, y que estaba muy nervioso porque no le gustaba mucho saber que yo estaba vestida muy atrevida y sola con mi amigo en la oficina. Lo tranquilice y le hice saber que Alfredo estaba encerrado en su oficina, y sin dudarlo más, salí rumbo a la oficina de nuevo y como traigo el control remoto, abrí el garaje y metí mi camioneta, para esperar adentro a mi esposo. Justo estaban dando las 9 cuando mi esposo me llamo al celular para decirme que ya estaba afuera. No tarde mucho y rápidamente salí y ahí los ojos de mi esposo quedaron asombrados al verme y en cuanto me subí a su auto, me plantó enorme beso y me repitió mil veces que estaba hermosísima.

Cabe mencionar que la verdad no soy muy buena para tomar, lo que si es que el alcohol me pone muy caliente, y por eso creo que soy una excelente inversión con cualquiera que me invite unas copas, ya que con poca bebida, mi marido puede tener una excelente puta sin necesidad de gastar mucho. Por el contrario mi esposo es muy bueno para tomar, pero también le genera ir mucho al baño.

-Te ves bellísima mi amor!.....me encanta verte así de hermosa!- comentó mi esposo.

-Gracias mi amor, ya te esperaba con ansías, y temía que Alfredo no me dejara salir porque me estaba llamando a cada momento a su privado para pasarle unos informes y llegue a pensar que me pediría algún trabajo especial- Le comete a mi esposo con premeditada mentira, para encenderle los celos y hacerle pensar que mi amigo estuvo admirándome a cada momento. Creo que logré lo esperado porque de inmediato noté un cambio de gesto en el rostro de mi esposo, y se puso más serio. Para romper el hielo, abrí mi bolso y extraje la tarjeta del bar que había tomado del escritorio de Alfredo y se lo entregue a mi esposo:

-Mi amor, mi amiguita, me dijo que me recomendaba este lugar, para disfrutar una buena velada…..me llevas ahí?? -

-Claro mi amor- y volvió a quedar en silencio.

Como mi marido disfruta mucho en exhibirme y a mí me encanta hacerlo, pues aprovecho estas ocasiones para vestirme sexy y captar miradas; para ser sincera me sentía bien buena y me sentía muy segura de mostrarme ese día ya que iba con mi esposo y mi objetivo era putearle muy fuerte a él……..quería putearle para que algún día, si mi esposo se llega a enterar de mi infidelidad, no pueda decirme que fui más puta con otro que con él.

Así, entre miradas ocasionales de mi esposo a mis piernas que se lucían con esa minifalda blanca, y su silencio lleno de celos hacia mi amigo, llegamos al lugar que le propuse, justo a las 9:40 pm y en cuanto bajamos, de inmediato el mesero nos pasó en medio de una luz muy tenue, al interior del Bar y cubierto con algunas lamparitas en las mesitas. Desde que nos sentamos, notaba que seguía la seriedad de mi esposo y yo no le quitaba la mirada, últimamente, me he sentido demasiado puta con todo lo que he hecho, y por mi mente pasaban algunas preguntas, sobre si habrá descubierto algo en algún momento o si seguía viva la fantasía de verme coger con otro hombre.

Comenzamos con unas copas y mi esposo sabe que me gusta el Brandy, y me pidió una botella, la cual comenzamos a beberla. Poco a poco y gracias a la bebida, la actitud de mi esposo comenzó a tomar calor y la plática comenzó a ser amena y hasta muy abierta, y empecé a pasármela muy bien con mi esposo, ya que me gusta mucho su platica, y tal vez entre sonrisa y sonrisa, comenzamos a tomar más, porque en un momento, vi que el mesero me sirvió las ultimas gotas de la botella y mi esposo pidió otra botella más. Me la estaba pasando ya muy bien y ya medio tomada estaba entrando en ambiente. Estaban dando ya la media noche y me sentía muy caliente de la sangre por las bebidas que llevaba ya tomadas.

A mi marido le encanta que use ropa interior sexy, por lo que siempre uso tangas por lo mismo. Hay ocasiones que incluso le gusta que se me noten los tirantes de mi tanga por encima de mi pantalón o falda, o incluso me motiva a usar tangas con jean a la cadera, asegurando con ello, que la tanga se luzca en mis caderas.

Así que casualmente a medida que avanzaba la noche y de repente me daba algún beso, me tocaba el culo y sacaba mis tirantes de la tanga por encima de la minifalda, para que estuvieran a la vista, yo me dejaba hacer y me encantaba porque esos momentos, son justos los que me encienden y más cuando estoy con mi esposo porque me siento muy segura.

Tampoco puedo decir que soy tonta, porque me doy cuenta cuando estoy siendo blanco de miradas y ese día no fue la excepción, porque justo en la mesa de enfrente, había mucha actividad, ya que habían llegado tres hombres, bastante ruidosos.

Como les decía, casi no había luz y de hecho vi llegar a ese grupo de hombres pero no les preste mucho la atención porque llegaron de un lado de nosotros y mi esposo justo estaba en el baño cuando llegaron y yo revisaba mis mensajes. Pero a la 1 de la madrugada, elevaron un poco la luz y ya las personas se veían más claramente. En ese momento los dos hombres de enfrente clavaron sus miradas en mí y más que decentes, se veían sumamente indecentes y llegó a incomodarme como me veían constantemente. Desde donde yo estaba, la mesa de los vecinos me quedaba de frente, mi marido les daba la espalda, así que ellos aprovechaban la oportunidad de dedicarme constantes miradas, pero justo en un momento, la sangre se me heló de una manera muy intensa!!!. Esa sonrisa tan conocida, me enchino la piel. Y en un momento, el tercer hombre, el que estaba dándome la espalda, volteo y ……..era el!!!....era Alfredo!!!!. Nos vimos y nos comimos en nervios y no supimos que hacer!!!. El se puso serio y regreso su mirada a la mesa y yo hice lo mismo.

No escuche que le haya dicho a sus amigos y yo tome mi copa para casi vaciarla hasta el fondo, tratando de no decirle nada a mi esposo. Quise que mi esposo se fuera al baño y tratar de hablar con Alfredo pero no se podía.

En un momento dado tuve que ir al baño, y mi esposo me dijo que me acompañaba, ya que el lugar estaba lleno y el llegar al sanitario, y regresar era toda una odisea, sobre todo para ir al sanitario de las mujeres, el cual tradicionalmente se llena aún más. Como pude llegué, y me metí, dejando a mi esposo afuera. Y al salir el pasillo, estaba lleno y mi esposo me tomó de la mano entre la multitud y el juego de luces que no permitía distinguir mucho a la gente. En un momento mi esposo me soltó de la mano pero no le tome la importancia, y fue cuando me topé de frente con Alfredo, quien me miró y me sonrió, yo lo ignoré llena de nervios pensando en que mi esposo lo descubriría y me armaría un problema. Sin embargo, trate de pasar, como si no lo hubiera visto, pero el no se movía y yo lo tenía de frente, a pesar de que el pasillo estaba lleno. Alfredo pudo pegarse a la pared para cederme el paso y con un esfuerzo de su parte, fácilmente podíamos haber transitado él y yo sin problemas, pero no lo hizo, así que tuve que pegarme de espaldas a la pared y de frente a él, lo más que pude y tratar de pasar.

Así lo hice, pero el tamaño de mis senos me jugaron una mala pasada, así prácticamente le embarré mis tetas contra su pecho, quedando nuestras caras muy cerca. El sintió a la perfección la textura de mis senos y solo se limitó a sonreír, y a mí esto me causó mucho coraje, porque me estaba poniendo en una situación muy complicada, y al final no puede salir de la situación como lo hubiera querido.

Sin embargo al pasar algo me llamo la atención. Porque no pasó nada más? Porque mi esposo no replico nunca nada?? Porque Alfredo se mostró muy seguro de todo? Con el rostro agachado seguí mi camino hacia la mesa y al poco rato claramente vi a Alfredo, riéndose con sus amigos, supuse con certeza que estaba presumiendo lo que acababa de suceder, lo cual me hizo hacer un coraje mayor, porque nunca pensé que el pudiera hacerme esto, y pasó un poco más de tiempo y volví a mi asunto cuando vi que mi esposo estaba tomando asiento. Me quede extrañada y dejé de lado el tema y me volví a concentrar en pasármela bien, para solo preguntarle donde había estado. – Mi amor, justo estábamos pasando por el baño de hombres cuando tuve la necesidad de pasar y te solté la mano para meterme y aunque te trate de decir, no me escuchaste y me meti de inmediato-

En ese momento, tuve que levantarme para contestar una llamada que estaba esperando de mis hijos, así que le avise a mi esposo y me dirigí al baño, ya que ahí se podía escuchar mejor. De regreso, otra vez la misma historia, Alfredo enfrente de mi y la misma situación, lo miré con enojo porque sentía que estaba poniéndome en una situación muy incómoda al estar ahí mi esposo, pero por lo mismo, cambié de estrategia y traté de darle la espalda como si no lo hubiera visto y pasar de frente a la pared, pero fue peor ya que al pasar, le di la espalda a mi amigo y entre la gente, la oscuridad, y la música, me ha metido una manoseada descarada mi amigo, ya que sentí claramente sus mano sobre mis nalgas por debajo de la minifalda e incluso alcanzó a rozarme con su verga; su triunfo era completo, primero con mis tetas y luego con mi culo.

Estaba roja del coraje con Alfredo, y a mi regreso a la mesa, y mi marido me preguntó si todo estaba bien y yo contesté que no había problema, que solo es que había mucha gente y no podía escuchar bien.

El problema fue que mi marido una vez que va al baño por primera vez, tiene que ir constantemente; sucedió su primera visita y con ella vinieron varias.

Mi marido se levantó al baño y en cuanto me quedé sola en la mesa, las miradas de los tipos que acompañaban a Alfredo, continuaron más intensas, y de repente mi amigo se levanta y se acerca a mí

- Hola Dianita
- Que tal-le dije muy enojada.
- Quiero decirte que mis amigos no saben que nos conocemos, y me sorprendió mucho encontrarte aquí!!...Me he acercado para decirte que estas bellísimas y por mucho, la mejor mujer de todo este lugar
- Es todo Alfredo?? Te puedes retirar?? mi marido no tarda en llegar.

Alfredo solo sonríe y regresa a su mesa, yo me quedo verde del coraje esperando a mi marido. De pronto mi marido aparece y seguimos platicando, pero como el Brandy se acabo (la segunda botella), se me ocurrió pedir, una margarita. Las margaritas me encantan por su sabor y porque tradicionalmente son muy ligeras y frescas y para esa hora, el calor ya estaba muy fuerte al interior. Al retirarse el mesero, veo de reojo que la gente de la mesa de enseguida le llama al mesero, el cual compartíamos ambas mesas y Alfredo le dio algunas instrucciones.

Seguimos tomando y mi marido me besaba esporádicamente, me encantan sus besos, realmente me la estaba pasando bien, me relajaba y sentía el efecto de las margaritas en mi cuerpo, poco a poco me estaba desinhibiendo y porque no decirlo, sentía un morbo de tener enfrente a mi amante, y mi esposo agasajándome como me gusta, ya que esa noche quería dedicársela a mi esposo. El morbo corría por mi sangre ya que en mi enojo con Alfredo, trataba de darle celos con mi propio esposo, y me dejaba besar, tocar por mi esposo como el quisiera.

Nuevamente mi marido, en un momento se levanta al baño y otra vez la misma historia:

- Hola otra vez Dianita
- Hola
- Te he dicho en los últimos minutos que estas buenísima?
- Si gracias
- Porque tan enojada conmigo? Que te hice?..
- Tu lo sabes mejor que nadie no?
- Sabes Dianita……no aguanto más……este distanciamiento que nos hemso dado, me tiene muy inquieto…….quiero verte fuera de la oficina….me entiendes?
- Soy casada Alfredo, y lo sabes!
- No te pregunté tu estado civil!!!........te estoy comentando que un dia de estos, puedes acompañarme a una reunión con algunos clientes!....una reunión de trabajo no crees?
- Alfredo…….ya se el final de esa reunión con clientes tuyos ……ya te dijo que por favor te retires porque esta por llegar mi esposo y por eso estoy enojada…..me estas poniendo en una situación muy compometedora ehhh!!!......además solo salgo con mi marido y con mi Jefe pero en horas de trabajo
- Entonces tendré que buscar la manera de estar contigo a espaldas de tu marido? O pedirle a tu Jefe que me lleve a una reunión para estar contigo?

En eso noto que le hacen una seña a Alfredo y se para y otra vez la misma dinámica. Mi esposo llega, me tomo mi margarita de un trago y mi esposo me pide otra Margarita, algunos besos y yo me empezaba a calentar cada momento más, nuevamente mi esposo debe levantarse al baño y Alfredo se vuelve a parar de su silla para venir conmigo.

- Deberías de estar más contenta, salir y bailar, así todos podríamos ver mejor tus encantos no Dianita
- Si como no, por favor ya déjame en paz, no quiero problemas con mi esposo
- Sólo quiero decirte Dianita, que tu y yo sabemos que te encanta la verga y que la mía, además de volverte loca, está estallando nada más de verte

Me quede helada, ya que su lenguaje me sorprendía porque nunca lo había escuchado hablarme así, y solo alcance a decir:

- Que te pasa Alfredo??, no te me vuelvas a acercar o dirigirme la palabra por hoy!! Has tenido suerte de tener una mujer como yo pero eso no te da derecho a hablarme así ehhh!!!, que te pasa??....estas muy borracho o te estás dando valor enfrente de tus amigos???

- Tal vez

Y se marchó, sin inmutarse y tan tranquilo. Mi marido regresa y seguimos platicando. Yo ya no se cómo sentirme, porque realmente me estaba poniendo muy enojada pero mi piel me descubría que estaba poniéndome muy cachonda, no sé si por el alcohol o por las caricias de mi marido pero caliente ya estaba.

Eran ya las 3 de la madrugada, y yo con seis margaritas dentro de mí, y mi esposo lleno de vino por lo que a la siguiente vuelta al baño de mi marido, otra vez lo mismo, y sinceramente yo pensaba que después de mis palabras me había deshecho de Alfredo, pero parecía no tener límite y una decisión a toda prueba.

- Oye Dianita, discúlpame pero te puedo preguntar algo?
- Mmmh
- Sabes porque no fui a trabajar hoy?.....es que fui al doctor porque me sentía muy mal y me dijo que me estaba haciendo falta tomar más leche? Crees que puedas ayudarme?? Es una noble causa, puedo morir por ello ehhh……me compartes de la tuya?

La verdad es que no sé si sean las copas pero el comentario me causó gracia, me encantan los piropos, traté de mostrarme molesta pero no pude evitar esbozar una sonrisa y darle un sentido formal al tema al hablarle de usted a mi amigo:

- No gracias, tendrá que buscar otra candidata Señor!
- No me diga eso señora, usted puede salvarme de esta situación……se lo pierde ehh….tal vez mas tarde piense distinto
- No creo

Y nuevamente noto que le hacen señas y se para para dirigirse a su silla y al poco tiempo mi esposo regresa y ahora tenía que ser yo la que tenía que ir al baño, pero para estos momentos, ya no había preocupación por acompañarme, y me iba sola al sanitario, por lo que traté de aguantarme pero era imposible, y me levanté, pero de inmediato Alfredo se levanta de su asiento y aprovechando la oscuridad, el juego de luces y la cantidad de gente, y me topo con el nuevamente, situación que en todo momento mi esposo jamás se dio cuenta, porque estaba siempre de espaldas a ellos y yo hice todo por atraer su atención y evitar que volteara; entonces, en el pasillo de los sanitarios, me encontré a Alfredo quien se paro enfrente mio por lo que tuve que tomar una decisión al pasar……. y ahora? Por adelante o por atrás?? Que espectáculo le voy a dar??

Instintivamente le di la espalda, no se si la calentura, la simpatía de su ultimo piropo o porque realmente creía que el menor daño se daba dando la espalda. Nuevamente, en medio de la oscuridad, paso dándole la espalda y siento como sus manos me toman de las caderas, para hacerme pasar muy lentamente, y me restriega su paquete en toda su plenitud, el cual ya sentía un poco duro, sólo que esta vez el sentimiento no fue de enojo porque muy a mi pesar me gustó, y la verdad es que no sé si en algún punto paré un poco mis nalgas.

Regresé y le pedí a mi marido que nos fuéramos, la situación no me gustaba porque por primera vez me di cuenta que comencé a ceder a ese juego y corría el riesgo de que esa velada se echara a perder al dejarme llevar por un juego enfrente de mi marido, y la verdad yo ya estaba lista para coger, así que no tenia caso seguir ahí? Porqué no mejor ir a casa y coger como merecíamos mi marido y yo y no caer en un juego tonto?

- Por favor vámonos, estoy caliente y quiero verga mi amor-mi lenguaje también se torno vulgar.
- Espérame tantito amor, ya te pedi otra bebida y para mi otra……nos las tomamos y pido la cuenta, mientras voy al baño
- Otra vez?? No puedes ir en la casa
- Ya sabes como me pongo cuando tomo

Nuevamente mi “amigo” regresa a escena
- Al parecer tu marido quiere que te siga buscando
- Eso parece Alfredo!!!....Le he pedido que nos vayamos y tuvo que dejarme otra vez sola.
- Me encantas toda tu Dianita…..sabes que me encantan tus nalgas, y no he dejado un solo instante de admirarlas y mis amigos están locos por verte…..los traes locos sabes???.....quisiera que me enseñaras tus nalgas sin mirar a quien más vas a darle ese espectáculo!!!.....Quiero que me des ese gusto si??? no me las quieres enseñar??
- Y para que quieres que te las enseñe, si ya las conoces a la perfección y hace un momento te diste la agasajada de tu vida, al rozarme todita??

No sé porque dije esto, y Alfredo suelta una carcajada en lo que me dice:

- Mira vamos haciendo algo, vamos a aprovechar la oscuridad y el juego de luces, y quiero que te desabroches un botón de la blusa, y créeme que dejo de molestarte y no regreso, solo por el gusto de verte mejor y que me excites al excitar a los que te están viendo si??

Nuevamente la señal y mi amigo se retira para que al medio minuto, mi marido regrese y yo me quedo pensativa, si me desabrocho el botón será bueno o malo? Le quiero dar un panorama mejor de mis tetas? Cumplirá su palabra o solo está jugando conmigo? Quiero que me deje en paz??

Al final decido, realmente sigo caliente y enfrente de mi esposo, simulo mucho calor y me suelto un botón, la blusa además de semi transparente, era traicionera y ese botón hacia toda la diferencia, con esto daba un panorama excelente de mis senos, y entonces vi la mirada de mi esposo totalmente excitado, así como las miradas de Alfredo y de sus amigos…..sentí un escalofrío y ese momento me gustó.

Nuevamente una luz de cordura me invadió y me di cuenta que estaba cayendo en un juego peligroso, y le pedí nuevamente a mi marido que nos fuéramos, quería intentar que no me gustara lo que estaba pasando y lo que estaba sintiendo mi cuerpo, porque algo raro estaba pasando. Mi marido pidió la cuenta, pero al llegar el mesero y al querer pagar, el mesero nos dice que no estaba funcionando la terminal bancaria y no pasaban las tarjetas de crédito. Mi esposo se molesta pero no hay nada que puedan hacer por él, por lo que la situación era por demás desagradable, y ahora que hacemos?? Me comento si no traía conmigo efectivo pero aun asi no alcanzaba la cantidad.

El mesero nos dice que puede uno de nosotros ir a un cajero, sacar dinero y pagar, no hay otra opción y mi marido nunca me dejaría ir sola a una cajero en la madrugada a sacar efectivo, por lo que con mucho coraje me pide que espere y mientras pida una bebida más, ya que no sabe donde encontrar un cajero seguro a esas horas, y prefiere que vea el espectáculo del lugar en lo que el llega.

La situación me preocupa, ya que si con mi marido enfrente, Alfredo mostró que no tiene límites, que va pasar ahora que mi marido tenga que salir por un tiempo ilimitado? Mi marido me da un beso y voltea y llama al mesero a quien le dice que no deje de servirme mas margaritas en lo que el llega y sin decir más, se retira, y yo me quedó con una sensación combinada entre caliente y asustada, creo que lo segundo más que lo primero.

En cuanto me quedo sola, Alfredo regresa y se sienta en la mesa

- Quien te invitó a sentarte? No me dijiste que no ibas a regresar? Yo cumplí, tu no
- Tienes razón, pero lo he hecho por una cuestión de principios
- Principios??
- Claro, una mujer como tu no puede estar sola, hay aquí muchas cabrones que pueden querer abusar de ti, así que estoy aquí para defender los intereses de tu marido, no por gusto sino por una obligación de caballero

No pude evitar volver a sonreír

- Ah si, y de ti quien me cuida?? Si eres el peor de todos
- Es un riesgo que debes de correr, o no Dianita?
- Eso si pero por favor vete, no es correcto que este aquí. Déjame por ahora si?.....finalmente estas frente a mi mesa y yo se defenderme sola!!
- Me voy pero ahora si con una última condición y ya no regreso
- Y cual es?
- Que vayas al baño y te quietes la tanga
- Estás loco
- Tu dices

Se levanta y me quedó sola, caliente y con ganas de que llegara mi marido. Me segui tomando mi Margarita y de reojo veía a Alfredo como seguía sonriendo con sus amigos. No sé porque pero me levanté al baño, en el baño pensé en quitarme la tanga, fui fuerte y no lo hice, pero a la salida nuevamente mi amigo estaba donde antes, pero ahora no hubo corajes ni dudas de parte mía, y en cuanto lo ví, le di la espalda y pasé dándole la espalda, solo que ahora justo cuando estaba en la posición ideal para que su verga rozara con mi culo, me detuvo con sus manos en mi cintura y me pregunto la hora, y así duramos algunos segundos, en lo que yo, trataba de ver la hora en mi reloj, dejando pasar segundos en esa posición, en tanto yo sacando las nalgas y él arrimándome su verga.

- Disculpe pero no alcanzo a ver la hora…….ahhh si….son las 4:15……

- Gracias Dianita……ahora…..regresa al baño y quítate la tanga……

Dudé un poco, y así repegados, voltee mi rostro a verle el suyo, como recriminándole su orden, y me zafe de el, para meterme de nueva cuenta al baño y sin saber como ni porque, me quité la tanga, y al mirarme al espejo, también noté, como mis tetas se veían hermosas, grandes y mis pezones evidenciaban mi calentura, por lo que totalmente desnuda por adentro, salí y ya no lo ví en el pasillo por lo que regresé a mi mesa y me decepcioné un poco al no ver a mi amigo en mi mesa como esperaba, sino en la mesa de sus amigos y me desconcerté, pues qué no se había sentado conmigo?? Por qué regresaba con sus amigos, y ahora que hacía??

Regrese a mi mesa, y ya tenía otra margarita lista, y para mi sorpresa, mi amigo ahora no me hacían caso, justo ahora que estaba hecha una puta sin ropa interior y habia hecho lo que me pedía y ahora cuando tenía avances conmigo, me dejaba así!, Sería capaz de dejar a su presa justo cuando ahora tenía una posibilidad de cazarla??

Pasaron unos diez minutos y yo estaba enojada pero ví que Alfredo se paro de la mesa y regresó a la mía, y en ese momento, el corazón se me vino encima

- Ahora será al revés Dianita…… si quieres que regrese a tu mesa tendrás que levantarte y comenzar a bailar para nosotros…..no tengas temor…..los señores que están conmigo no saben nada de ti y solo piensan que te estoy conquistando,………si no te paras y bailas… no regreso

Seguí desconcertada, pero yo no pensaba mucho…… había pedido una última margarita para esperar a mi marido y me sentí mareada y cachonda. La Margarita se acabo y pedi otra más. La música estaba estridente y muy cachonda por lo que deje pasar unos minutos y finalmente me levanté y empecé a mover el culo, me agachaba y ofrecía una excelente visión de mis tetas y de mi culo a quienes podrían verme.

Mi amigo se levanta de su silla y acercándose a mí, solo me dice: -Ven Dianita-. Me toma de la mano y me lleva a una oficina justo en el segundo piso del bar, al subir las escaleras me hace pasar primero y sé que al subir tiene una excelente visión de mis nalgas, no me importa y yo las muevo lo más que puedo. Estoy que ardo.

Llegamos a la oficina y me pide que me desnude y en esos momentos, ya no pienso y así lo hago…. no vuelvo a decir palabra.

Alfredo se saca su verga, y yo estoy fuera de mí. Yo ya conozco esa verga y me sentía muy excitada, y más por la situación que se creó esa noche.

Sin recibir invitación, me acerco a Alfredo y comienzo a mamársela con fuerza y él solo gime y me dice:

- No que por hoy, no tendría oportunidad contigo Dianita?. Pues aquí te tengo hecha una puta y lista para que te coja; quieres verga??
- Si
- Si que?
- Si quiero verga, cógeme por favor Alfredo¡¡

Al poco tiempo, Alfredo se sienta en un sillón, y lo que desea, es que yo haga todo el trabajo, no sé si sea por su jerarquía o poder o porque me quiere tratar como una golfa, y entonces el ahí sentado, me espera y yo me acerco y me pongo de frente a el con las piernas abiertas y comienzo a sentarme y a meterme lentamente su verga y cada centímetro me vuelve loca y mis ojos se ponen en blanco y mis labios son lambidos por mi propia lengua. Primero lo cabalgo de frente, siento su verga gruesa dentro y me excita bastante, me vuelve loca volverlo a sentir después de un prolongado tiempo, y muevo mis caderas lo más que puedo y él toma fuertemente mis tetas con cada una de sus manos. La sensación es deliciosa, a pesar de que su verga no es tan grande no importa porque el grosor compensa muy bien el tamaño, estoy demasiado caliente, un orgasmo tras otro, no se que me pasaba, me sentía mojadísima

- Ahhhh que rico, más¡¡ mas¡¡¡
- Así te quería tener Dianita, echa toda una putita!!
- Siiiii que rico, Alfredo…..no se que hubiera hecho si no me insistes………me hubiera sentido mal……..que bueno que no dejaste de buscarme……..que rico me estas dando¡¡
- Te gusta??
- Me encanta ¡¡¡ no puedo dejar de terminar¡¡

Con sus manos me toma de las caderas y me coge fuertemente; yo busco su boca y lo beso con pasión, su aliento sabe a hombre y a alcohol, no es un sabor particularmente agradable pero es perfecto para una situación morbosa y llena de infidelidad. Todo en él forma parte de un mismo paquete, su aliento, su físico, su boca, su verga son excitantemente desagradables, son de macho, nada fino, nada elegante en ese momento y después de estar bebiendo por horas!.

Al terminar grito sin pudor

- Mas¡¡, Mas¡¡ Así¡¡¡ Así¡¡¡ Eres un cabrón, que rico¡¡¡

Con una mano me jala el pelo y con la otra me da unas nalgadas durísimas. Este cabrón que apenas hace unos minutos me acosaba enfrente de mi esposo, y hace mas de tres semanas que no me cogía, ahora me da un placer extraordinario, me hace sentir humillada y sometida, ya que esa noche asi de caliente como estaba, podría haber escogido a cualquier cabrón del lugar si Alfredo no hubiera coincidido llegar a ese lugar, y justo ahora, es el que me está sometiendo y tratándome como una puta vulgar….lo que es el destino!!! Yo lo evitaba y el me evitaba y ahora, el alcohol nos hizo coincidir en el mismo lugar, hora y silla…..y gracias a mi esposo!!!!.

Mi pide que me levante y que cambie de posición, me indica que ahora me quiere coger de espaldas, él sigue sentado en su misma posición y yo soy la que debo de cambiar, mover el culo e insertarme su verga.

Lo obedezco, al salir su verga de mi cuerpo, la veo, gruesa pero muy erecta y muy mojada por mis jugos, no puedo resistir la tentación de metérmela a la boca

- Te la puedo mamar antes corazón? Quiero limpiarla con la lengua antes de que me la metas nuevamente

Lo digo en el tono mas cachondo que puedo tener. Que hombre podría negarse a tal petición?, él solo asienta con la cabeza, su triunfo es completo…..me tiene para el completita¡¡ y yo que le gritaba hace unas horas que esa noche, no iba a tener una vieja como yo¡

La mamo por rato y me encanta, mientras la tengo en la boca gimo, él sigue sentado y yo de rodillas, la mamo ahora más desesperada, y al poco tiempo me retira y me pide que me la meta otra vez.

Me incorporo y me pongo de espaldas, para insertarme nuevamente esa verga que ya anhelaba, y comienzo a mover mis nalgas. Se perfectamente que este cabrón quiere una mejor visión de mi culo y no soy quien para negarle ese deseo, por lo que se lo voy a cumplir. En ese momento, pienso en mi marido y me lleno de placer el solo imaginarme que me gustaría que me viera así, ahí, en ese lugar, con toda la verga de Alfredo adentro y gritando como loca. Me excito mas y ya no sé si es un solo orgasmo largo o se presentan uno tras otro, me considero muy caliente pero esto es demasiado

- Te gustan mis nalgas verdad Alfredo?? Agárreme el culo¡¡ es tuyo mi rey¡¡ Así me querías tener cabrón??
- Si Putita…..tienes unas nalgas hermosas y todos quieren cogerte ehhhh!!!.....ahhhh. que rica!!! – no se si el estar bebidos, nos hace hablar más vulgarmente pero además, ese lenguaje me está excitando ahora mas!!
- Ahhhh……a poco si???.......no me he dado cuenta de eso ehhh!!!.....pero Como le haces cabrón?? Me has puesto súper caliente¡¡ Ahhh¡¡¡ Y mas con mi esposo a mi lado!!! Como es que nunca te vió??

Lo intenso de la seducción previa hizo que la cogida no durara particularmente mucho, pero eso no importó estaba tan caliente que estuvo delicioso, el morbo de que mi esposo y mi amante se encontraran en el mismo lugar, y finalmente mi amigo Alfredo, me tuviera de nueva cuenta con el, por lo que esa situación me hizo terminar y gritar como una perra.

-Ahhhhh…..cabroonnnnn…..que rico me cogessss…..mmmhhhh…..dame toda tu lechitaaaaa……damelaaaaa………quiero salir toda llena de tiiiii….ahhhhhhhhhhhh – y explote enormemente al sentir como disparo enormes chooros de semen dentro de mi, y casi nos desmayamos del placer……asi estuvimos largo tiempo sin medir minutos…….solo abrimos los ojos y nos paramos, nos besamos y nos depsedimos.

Al terminar me vestí rápidamente:

-Me voy, no tarda en llegar mi marido

Me dirigí a la puerta y antes de salir

- Oye Dianita……tengo que confesarte algo
- Que pasa?
- Mi cliente es el dueño del lugar, y hoy no fui a trabajar porque me invito a estar en su Bar, por eso ando muy tomado Dianita…..si en algo te falte al respeto, perdóname…..pero estas tan buena que no puedo ser decente con tan semejante hembra!!!!......Por cierto……las tarjetas de crédito no tienen problema, pero no tenía otro remedio……tenia que alejar a tu esposo unos minutos…….…….tu me comprendes verdad?

Solo sonreí y alcance a decir

- Cabrón
- Otra cosa, me dijo mi cliente, que tus margaritas tenían una elemento “extra” que al parecer acelera el lívido, que conveniente no?

No sabía que decir, ni que hacer, al final solo salí corriendo y alcance a decir

- A ver qué día de estos, tu cliente, nos invita y me das otra de esas margaritas….

Y lo mire con esa cara de puta que pongo cuando me pongo así de caliente, la verdad me había encantado, me fascina sentirme deseada y que alguien llegue a esos niveles para tener mis nalgas. Eso , es algo que me prende.

Al salir, apenas me senté en mi silla, y llego mi marido. Pago y el Bar le dio un importante descuento…..le argumentaron que por el problema de la tarjeta y mi esposo se puso feliz!!!........nos paramos y nos fuimos de inmediato………no puedo negar que en el camino……le di tremenda mamada a mi esposo, hasta hacerlo venir en mi boca como nunca, en lo que le contaba lo que me paso en el bar, y en todo momento pensó que era parte del juego y fantasía……..sin saber que todo fue real!!!.....Por cierto…….mi tanguita, el cabron de Alfredo, se la regaló al cliente del lugar…..nunca le dijo que éramos conocidos!!!

(Continuará…)



Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.