Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (53)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (157)
Flechazos (32)
Gays (301)
Heterosexual (919)
Incestos (383)
Infidelidad (301)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (191)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Zoofilia
Valor de este relato: 4.60
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Me deje penetrar por mi perro (2)
Lo que hice con el segundo perro que tuvimos en casa
Bueno, esta es la continuacion de mi anterior relato, despues de que el Renglo me rompiera el ano, ya no deje jamas que me intentara montar, luego de un año mas o menos el Renglo murio atropellado una de las tantas veces que se arrancaba a la calle, mis papas compraron un perro Coker cafe al tiempo despues, querian un perro de raza y como estaba de moda tener cokers pues se compraron uno, yo ya tenia 15 años y habia tenido 2 novias, con ellas no habia logrado mas que tocarles los senos o el trasero pero nunca me dejaron ir mas alla
Cuando llego el perro a la casa era un cachorro, yo habria deseado una perra pero mis padres compraron un perro, ya que segun ellos era mas facil cuidarlos ya que no entraban en celo y asi no tendriamos que lidiar con un embarazo no deseado de la perra, yo argumentaba que al menos una perra no dejaba manchadas las paredes cuando orinaba, pero no me hicieron mucho caso
Aun no encontraba una buena forma de masturbarme, me echaba aceite en las manos y lo hacia, lograba eyacular pero aveces el pene me quedaba adolorido por la friccion y con pequeñas irritaciones que eran una molestia
Habian pasado algunos meses desde que habia muerto el Renglo cuando llego el Rifi que era el extraño nombre que tenia,un dia de los tantos que me quedaba solo intente hacer algo con el, ya que fue un dia que andaba yo muy caliente y no aguante, pero cuando intente que me lamiera recibi un mordisco en el pene que me hizo una pequeña herida, el Rifi no lo habia hecho de enojo, sino que como todo cachorro le gustaba jugar, cuando le rozaba el pene por el pelaje era distinto ya que el pelaje que tenia no era tan suave y largo como el del Renglo, ademas que era chico y inquieto, luego de unos dias de intentar algo, logre la posicion ideal, lo acostaba en mi cama de lado y lo acariciaba, eso lograba que se quedara quieto, luego me acercaba a el y lo ponia de espaldas en la cama, al acariciarle el estomago el perro abria las piernas en la tipica pose de los perros cuando alguien les acaricia la barriga, luego me ponia sobre el poniendo mis genitales encima de los suyos que casi no existian porque aun no estaban desarrollados y habria mis piernas hincado en la cama para asi no aplastarlo, luego rozaba mi pene por toda esa zona la que era delicada y suave, esto me daba la sensacion de estar haciendolo con una mujer con las piernas habiertas, pero esa posicion era un tanto incomoda asi que al final quede yo acostado en la cama de lado y el perro tambien de lado, asi era mas facil para mi ademas que al perro le podia cerrar las piernas haciendo que mi pene quedara completamente arropado con la piel de el
Asi lo hice asta que crecio, al ser ya adulto sus genitales crecieron y ya no me era agradable rozarlo con mi pene por alli y sentir su pene con mi pene, pero ya en ese tiempo logre hacerlo lamer sin que me mordiera, asi que ya pude disfrutar mejor, el unico problema era que muchas veces el perro se aburria de lamer, y me echara lo que me echara no me seguia lamiendo
Luego de un tiempo, una amiga de mi mama trajo una perra coker a la casa de nosotros para cruzarla con mi perro, estuvo toda una tarde, los mirabamos por la ventana mientras cogian, era la primera perra del Rifi, lo hizo 3 veces esa tarde, yo no pude quedarme solo con ellos ya que fue un dia domingo, pero cuando los miraba queria puro estar en el lugar del Rifi montando a la perra, ademas pude ver que el Rifi era un matador, cada cogida duraba su media hora, cosa que me impresiono bastante
Pasaron como sus 4 meses mas o menos de eso, al Rifi no habiamos podido conseguirle una perra nueva, incluso un dia en que llego una tia con su familia de visita a la casa, el Rifi intento montar a la hija de mi tia de 2 años que andaba jugando en el suelo, estabamos todos en el patio cuando paso, ella estaba jugando con sus muñecas cuando de pronto el Rifi la monto por detras afirmandola de las caderas, eso le costo al pobre Rifi unos buenos golpes de parte de mi indignado padre
Yo al Rifi lo seguia usando para mi satisfaccion, habeces me sentia mal por abusar de el asi
Un dia cuando llegue a casa de la escuela, paso una jauria de perros siguiendo a una perra en celo por el frente de mi casa, la perra se detuvo un poco justo al frente de mi casa, cuando entre tuve que ir con cuidado ya que los perros se gruñian entre ellos y podia armarse una pelea en cualquier momento, el Rifi ladraba como loco, cuando yo estaba ya en el patio de la casa pude ver al Rifi, tenia su pene rojo saliendose entre las piernas, la perra en celo lo habia excitado, nunca le habia observado el pene, asi que lo entre a la casa, el pene ya se le habia achicado, se lo masturbe asta crecer a su maxima expresion y era pequeño, mucho mas pequeño que el pene del Renglo, mi propio pene era mas grande, y la bola de la base no era muy grande, ?y si dejaba que me penetrara? Su pene era muy chico y no me haria daño, y alomejor esta vez podria ser placentero, el pene del Renglo era muy grande y por eso me hizo tanto daño
La verdad al masturbarlo me habia excitado bastante, ademas que el Rifi trataba de montarme las piernas o los brazos, estaba vuelto loco, me baje un poco el pantalon dejando solo mi culo al aire, con el corazon muy exaltado me agache y me puse en 4, pero en Rifi no sabia como montarme, yo sentia un poco de miedo, pero a la vez sentia la misma excitacion y el morbo de antes cuando el Renglo me intentaba montar y yo lo dejaba
Lo tuve que agarrar de las patas delanteras y subirmelo por detras, me agarro por detras pero el Rifi era muy chico y no me podia afirmar bien,ademas que con el pene no llegaba, me puse de rodillas en el suelo y agache mi cuerpo acurrucandome para estar mas bajo, pero eso no resulto, igual no me podia agarrar bien, logre meterme su pene en el ano, pero el perro no lograba poder bombear, ademas yo estaba bastante incomodo
Ese dia no pudimos hacer nada mas, era demasiado chico…
Despues de esa vez no volvi a intentar que el perro me montara, pero ocurrio un problema, cuando me lamia ya no se aburria, sino que despues de lamerme un rato me intentaba montar, se agarraba de mis piernas o se me subia por la cabeza tratando de ensartar su pene en algun lado, asta que decidi dejarlo montarme, pero tenia que encontrar una posicion comoda, lo intenta muchas veces, la posicion que me dio algun resultado es acostarme de lado en el suelo, la pierna que esta mas cerca del suelo la dejaba estirada y la otra la doblaba, el perro se sujetaba de mi costado y me bombeaba, pero el pene constantemente se le salia de mi ano, ya que las patas se le refalaban, y eso lo hacia eterno, al final el perro no lograba terminar
Un dia me eche pate por todas partes, cuando termino de lamerme, me puse en 4 y le deje mi ano, el que tenia la mayor cantidad de pate, el pate se termino pero el perro me seguia lamiendo, aveces me pegaba unos deliciosos lametones en mis testiculos…
Tenia que devolverle el favor al perro, el pobre no disfrutaba mucho, solo lamia, y luego se excitaba y no lograba descargarse, eso pasaba siempre, y yo queria que tambien disfrutara algo, me gustaba verlo excitado como cuando me intentaba montar, lo malo de eso era que no podia tentarlo a lamer cuando estaba asi, tenia que hecharlo al patio, y muchas veces se excitaba antes de que yo eyaculara, lo que me dejaba con todo el semen acumulado
Mientras me lamia el pate idee una forma que quizas podria resultar, saque un cajon de una comoda y lo puse en el suelo, luego me puse en 4 patas y con las piernas como que abrace el cajon abriendolas y llame al Rifi, el como que olfateaba buscando algo que lamer, asi que tuve que masturbarlo un poco, solo hicieron falta 4 veces en que movi la mano masturbandolo para que se excitara, lo tome de las piernas delanteras y lo hice subirse al cajon, me oloroso el trasero y me pego 2 lamidas, yo tenia mi pene duro, y como otras veces se me erizaban los pelos de los nervios, el morbo y la excitacion, sentia su aliento caliente en mis nalgas y de repente se subio encima
Quedo muy bien afirmado de mi cintura, pero no lograba ensartarme con su pene, yo sentia su cosa paseandose por mi trasero, mojada y caliente, empece a mover un poco el trasero buscando su pene, no queria dirigirlo con mi mano ya que eso podria hacer que el perro se saliera de su posicion callendose del cajon, de pronto se acerco a mi ano, su pene resbalo por toda mi raja de abajo hacia arriba dejandome mojado con liquido preseminal, y cuando iba a resbalar de nuevo en la segunda envestida se metio en mi ano y me empezo a bombear, se sintio parecido a como lo hice con el Renglo, sentia como se iba ensanchando mi ano y me recto a medida que el pene crecia, yo tenia mi pene parado y me fui masturbando de apoco, muy despacio, estuvo mucho rato culiandome, habia ratos en que paraba como para tomar aliento y luego seguia, me corri de una forma fenomenal, lance un tremendo chorro de semen al piso, mientras el Rifi seguia dandome haciendo sonar mis nalgas con cada empujon que daba, tenia todo su pene dentro mio, pero no dolia, estuvo tanto rato que mi culo se acostumbro y ya no sentia ningun tipo de molestia, incluso se sentia rico
El Rifi se debe haber corrido muchas veces dentro mio, ya que se sentia de repente como me llenaba de semen y como me lubricaba mas las entrañas, mis muslos eran un rio de liquidos que salian de mi ano, ya estaba yo bastante cansado cuando al fin termino, pero al darse vuelta para quedar conmigo trasero con trasero no encontro apoyo con sus patas delanteras al estar sobre el cajon, pego dos tirones y me saco el pene del ano, senti un leve dolor y un estremecimiento cuando salio, una gran cantidad de liquido salio de mi ano el que quedo muy dilatado, pero esta vez no me salio sangre ni nada
Dejar que el perro me culiara era algo que hacia cada 3 meses mas o menos, no era algo demasiado agradable, solo lo hacia como favor al Rifi de tanto placer que me daba al lamerme, no perdia nada en dejarlo penetrarme, tan malo no era, ademas que cuando terminaba de penetrarme se ponia a lamerme mas ya que se relajaba
Pronto idee una posicion mas comoda, ponia cojines en el suelo o un colchon y me acostaba de espaldas sobre ellos, yo habria las piernas y el Rifi se metia entre ellas y me la metia, en la tipica posicion del misionero, esta era mejor porque mi pene se rozaba con el pecho y estomago del perro lo que lo hacia delicioso y con las manos lo podia afirmar de las patas, esa posicion cuando la descubri no la abandone y la hacia mas seguido porque era placentera para mi y para el perro, despues de cada culiada el perro me limpiaba el culo y lamia mi semen el que siempre terminaba en mis manos, pene y pecho
Se que por todo lo que he contado, pueden pensar que soy medio homosexual, pero no lo soy, me gustan las mujeres, y debo decir que me gusta dejar que el perro me la meta, antes lo hacia para que el perro se descargara y asi poder hacer que me lamiera sin que se excite, porque cuando se excitaba era imposible hacer que te lamiera, tenia que dejarlo que me la meta, para que luego me siguiera lamiendo
Las lamidas del perro son como unos masajes, te dejan muy relajado
Ahora casi ya no lo hago con el perro, lo tengo abandonado, solo cuando lo veo medio excitado, y se nota cuando se le ve el pene rojo medio salido, y toca la fortuna para el de que solo estoy yo en casa dejo que me penetre
Pero debo decir que es un millon de veces mas rico hacerlo con una mujer por supuesto, y eso me da a pensar como sera para las mujeres que un perro las penetre, lo deben sentir exquisito, y como he leido en relatos, creo que es asi




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.