Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (93)
Azotes (23)
Confesiones (55)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (444)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (170)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (162)
Fetichismo (158)
Flechazos (32)
Gays (302)
Heterosexual (920)
Incestos (384)
Infidelidad (302)
Intercambios (193)
Jovencitos (61)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (78)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (65)
Sadomasoquismo (192)
Sexo anal (26)
Sexo oral (9)
Transexuales (177)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Videos porno
Movies information
Que fotos
Peliculas
Sexo gratis
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Maduras
Valor de este relato: 4.15
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

A Doña Olga, mi primer amiga
De como al cuidado de una señora mayor descubri el verdadero sexo a mis 16 años
Todo comenzo cuando a mis 16 años, hoy tengo 36, vivia en una ciudad no muy grande de Argentina, estudiando y haciendo deportes pasaban mis dias, dentro de una familia normal, con un hermano casado, 9 años mayor que yo y radicado en una gran ciudad del centro del pais
Para ese entonces mi visa sexual , que a pesar de ser muy prematuro en el tema, gracias a mis primas, cambiaria para siemprea partir de un echo familiar
Mi padre enfermo y la decision familiar fue trasladarlo a lo de mi hermano para que tenga un tratamiento especial, pero claro se comprometia esto por no saber como o con quien dejarme, puesto que yo al saber que no era tan grave lo de mi padre y que sobre todo estaba enamorado de una quinceañera compañera del colegio, estuve de acuerdo que en esos meses viniera a nuestra casa una señora para mi desconocida de un grado de parentesco con mi madre, era doña Olga, como la llamaban, y llego el dia de su arribo, sin muchas ganas fui con mi madre a recibirla a la parada del autobus, pues esta mujer era del campo, y mi falta de interes se debia a que la imaginaba vestida con una gran falda negra, toda arrugada y de mal caracter acostumbrada a lidiar con vacas
Al llegar doña Olga y al verla no estaba tan errado, unos o mas 45 años la acompañaban, vestia faldones negros, algo de canas un su cabellos, una mirada rigurosa, mas bien alta y corpulenta, claros vestigios del trabajo rural pero con unos ojos grises como el mismo cielo de lluvias, con su gran bolso en mano se dirigio rapidamente a nuestro lado fundiendose en un gran abrazo con mi madre, luego pregunto...tu debes ser Jose , cuando te conoci eras un gurrumino, claro para eso entonces ni la registraba en mi memoria
Rapidamente llego el dia de la partida de mis padres, lagrimas de mi madre mediante, me pidio que haga caso a todo lo que me dijera doña Olga y que como todos los fines de semana siguiente viajara para verlos, algo que aliviaria mi extrañes y libraria a la doña para ver como estaban sus cosas del campo
Nuestro primeros dias fueron de lo mas normales , puesto que yo llegaba a mi casa a la tarde y solo charlabamos de las cosa que me ocurrian en el dia que por supuesto ella escuchaba con mucha atencion, cosa que me entregue en confianza, confianza que me daba esa señora vestida siempre de riguroso negro, por su viudez de mas de 10 años, ella preparaba la cena y hacia todo los quehaceres de la casa amable y servicial, actitudes que nunca predeciran lo que sucederia, luego de mi primer semana y a la vuelta de mi viaje a ver a mis padres y al llegar a casa , ella me estaba esperando, habia permanecido todo el fin de semana en la ciudad, visitando viejas amiga y dedicando el domingo a poner toda mi habitacion en orden, cuando entre a la misma note la diferencia, claro yo me mantenia mi dormitorio, me disgustaba que cambien de lugar mis cosas, pero en ese momento no ocurrio , al contrario, agradeci a viva vos el cambio radical de mi lugar intimo, pero me di cuenta que habian cambiado de lugar un par de revistas pornograficas que la semana anterior un chico del colegio accedio a prestarme y yo llevarlas a mi casa, puesto que al estar solo no me traerian problema, y no dude en que Olga as habia visto, sali de mi cuarto enrojecido, cabeza gacha le dije , estoy cansado, voy a darme una ducha y con un cosquilleo en todo el cuerpo me dirigi al baño, pensando que Olga habia estado viendo esas revista, rapidamente entre a ducharme y no pude resistirme a una gran ereccion, bajo la ducha con mi ereccion a cuesta no percate que Olga habia entrado al baño a dejar las toallas , solo vi aquellas arriba del lavatorio y la puesta cerrarse
Sali rapidamente , me puse unos pantalones cortos algo apretado , unas musculosas y me sente a la mesa sin decir palabras, pues estaba algo confundido, las revista , el baño, y el gran cuerpo de Olga estaba haciendo temblar mi cuerpo, algo incontrolable, sentado en la mesa vi por primera ves con atencion a Olga, de espalda a mi , preparando su te nocturno, su enorme y parado culo, senti como mi verga al costado del pantalon queria escapar, seguia quieto, esperando que Olga quebrara ese hielo que se habia instalado en la casa, solo se escuchaba la TV y unos truenos de fondo anunciando el mal tiempo que tendriamos
Alivio el mio fue cuando empezo a contar su raid del fin de semana, visita aca , visita alla, de como arreglo el jardin de casa, etc, etc, pero no hablaba de como arreglo a su criterio mi cuarto, pero no ponia atencion a sus palabras no podia dejar de mirar sus enormes pechos al que solo accedia a travez de se scote
Y la lluvia y una gran tormenta llego, acompañado de un corte de luz, que para esos tiempos, eran muy frecuente, rapidamente con la excusa de que no me gustaba la oscuridad aproveche para huir, si se lo puede llamar de esa manera, a mi cuarto, estaba acompañado con la mas grande excitacion que habia experimentado, en medio de la oscuridad me desnude y llevandome mi mano a mi verga note que esta no era lo que siempre estaba acostumbrado, grande, ancha y un dolor enorme era lo que tenia en mis manos, confundido entre en mi cama cundo siento que sobre esa oscuridad Olga se acercaba a mi , Jose? me dijo con una vos algo entrecortada,.
yo tambien le temo a la oscuridad..
y cuando menos lo esperaba, se sento primero en mi cama, puedo acostarme contigo hasta que vuelva la luz?, yo con una gran ereccion me di vuelta para el otro lado y permiti que se acostara a mi lado, mi espalda desnuda rapidamente toco su suave camison, mis sabanas haciendo que mi verga doliera aun mas, sin decir palabras pasaron los mas largos minutos de mi entonces corta vida, no habia palabras solo sentia su respiracion y los truenos que no dejaban de sonar, pense que dormida estaba y comence a acariciar mi verga, suave y despacio, el olor a su cuerpo me invadia, los musculos de mis piernas se tensaron, los dedos de mis pies se contraian, cuando senti que esa señora que unas horas antes no despertaban en mi ni la mas minima atencion sexual, se daba, suavemente vueltas y abrazaba mi cuerpo pegadolo al de ella, paso su brazo por debajo del mio dejado su gran mano apoyada en mi pecho, mis nalgas podian sentir el calor que irradiaba su entrepiernas , a mis oidos llegaban como un tambor los latidos de mi corazon, yo seguia inmovil con mis ojos abiertos clavado en esa oscuridad infinita, cuando de repente, casi agonicamente, se sienta nuevamente al costado de mi cama, pense que se iria, un sentimiento de alivio y desesperacion se sumaron a mi excitacion, alivio por no saber que hacer, desesperacion por no querer su ausencia, cuando nuevamente siento acostarse a mi lado, pero esta ves su cuerpo ya estaba desnudo y ese gran volumen de carne que eran sus tetas placidamente descansaron en mi espalda, sus manos se apoyaron en mi pecho nuevamente y comenzaron a bajar despacio hacia mi verga, que la recibio casi con desesperacion, mi cuerpo ya no tenia control, el temblor se habia apoderado de el, sus manos se apoyaron y sin decir una palabra sus labios tambien se apoyaron en mi espalda, que bajaron lentamente, su lengua se habia convertido en un verdadero candil, llego hasta el principio de mi raya y no se detuvo hasta llegar a mi culo, me dio vuelta boca abajo con un fuerte tiron, ya la suavidad habia quedado atras, sus dientes se clavaron en mis nalga y su mano apretaba fuertemente la base de mi verga, sentia mis testiculos fuertemente succionados desde atras, violentamente volvio a darme vueltas y cruzando sus dos potentes brazos por detras de mi culo introdujo mi verga, senti lo mas caliente , suave y profundo que jamas habia sentido, solo un par de veces, creo saco su boca, solo para luego ponerla en la puerta de su garganta, quedo tan quieta como yo, apreto sus labios y senti como chupaba, como queriendo recibir toda mi leche que incontrolablemente salieron depositandose en su garganta, haciendo con sus manos un juego de frotar y apretar, con sus dedos en O, fuertemente apretados sacaba de mi lo que no sabia que tenia,
Dejo mi verga y subio rapidamente, al oido me dijo, no sabes cuanto lo necesitaba y este sera nuestro gran secreto, nada conteste, la excitacion estaba todavia adueñada de mi , instintivamente levante mis manos, que parecieron salir de un encierro milenario y se apoyaron en esas enormes tetas, nunca habia sentido y menos tocado un par de voluminosos pechos, cuando empece a oir a doña Olga a gemir y decir chupa, chupa, morderlas, son tuyas, tiro sus tetas sobre mi cara, comence a morder, chupar, cuando torpemente y bruscamente subio hasta mi cara dejandome entre sus piernas, yo acostado sumergido en un olor desconocido, no habia pelos, solo gran cantidad de liquidos que deposite en mi lengua y trague, mi cara por completo se refregaba en su enorme concha, volvia a chupar, tal vez como haciendo lo que ella estaba haciendome a mi unos minutos antes, no podia respirar, sentada en mi cara, y bañado en sus jugos, no habia percatado que mi verga estaba aun mas grande pero esta vez ya sin dolor, el dolor se habia marchado junto al primer gran orgasmo de mi vida, mis manos se apoyaban en su enorme culo, culo que seguia destrozando mi cara, uno de mis dedos se introdujo en su culo casi sin querer, un grito de mas..mas se escucho tan fuerte como los propios truenos y rayos, otro acompaño a su hermano en ese viaje sin fin, luego bajo rapidamente y se sento introduciendo mi verga en cu concha en un solo movimiento, subia y bajaba fuertemente cuando irremediablemente llegaba a mi nuevo orgasmo, nunca supe ni voy a saber si ella lo tubo, pero no termino ahi, bajo introdujo mi flacida verga en su boca y seguia sacando mi ultima gota ,
Debes bañarte , me dijo, sin palabras me levante y fui al baño emocionado por lo que habia vivido, en la oscuridad , bajo la lluvia nuevamente senti su presencia, esa inmensa mujer estaba a mi lado, encontro el jabon que yo no habia podido encontrar y lo apoyo en mi pecho, mi cuerpo empezo nuevamente a temblar , y que a pesar del agua caliente que caia, lo invadia nuevamente la excitacion., Mi boca quedaba practicamente a la altura de sus pesones, que se encontraron nuevamente apoyado en mis labios, pero esta vez, mas tranquilo que excitado , tome con las dos manos y recorria en forma suave, mis dientes se clavaron a pedido de mi cuidadora en sus enormes pesones y mis manos comenzaron a bajar suavemente por su cuerpo, cuerpo que recien en eso momento sintieron mis manos y que no era lo que pensaba que habia debajo de esos vestidos negros que a diario usaba, era un cuerpo que luego a traves de los años, entendi que era privilegiado para su edad, mis dedos seguian jugando en su sexo , mi boca mordia , y mi verga era suavemente enjabonada por sus grandes manos, se dio vuelta sin dejar de agarrar mi entonces dura amiga y lentamente senti como se inclinaba hacia delante, llevandome hacia su vendito culo, mi verga enjabonada, entro muy ajustada y en cada embestida un grito de ambos poblaba la casa, si ya a esas altura gritaba tambien, un grito casi agonico anuncio que yo fuertemente abrazado de su cintura habia terminado, saque mi verga la cual Olga agarro con sus manos y volvio a enjabonar, me saco casi de un tiron, me llevo a mi cuarto con una sabanas me seco, me acosto y agachada sobre mi cara me beso, si era mi primer beso con una madura mujer, su legua llego hasta mi garganta, me dijo recuerda, este es nuestro secreto, y se fue a su cama, pasaron varios minutos o horas hasta que pude dormirme cuando ya de mañana fue grata la sorpresa , al abrir los ojos, una para ese entones, hermosa señora apoyaba sus labios en mi erecta verga, fue un lunes maravilloso, un martes espectacular, un miercoles de no olvidar y asi pasaron mis cuatro meses con Olga, cada dia era una nueva forma de hacer el amor, ya no me importaban las chicas de mi edad, cada persona mayor que pasaba veia sus atributos, Olga me enseño todo o casi todo, el sexo, la amistad, la dulzura, la esclavitud, recorria cada centimetro de su cuerpo, cuatro meses que pasaron volando, experiencia que me marcaron para toda la vida, experiencias nuevas que comenzaron en mis visita al campo, con con señoras
Hoy con mis 36 años tengo mucho que agradecerle a Olga




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.